Aspectos espirituales de la depresión

sep 10th, 2010 by admin in Uncategorized
Share on Facebook

Una pérdida repentina, una frustración inesperada, un sufrimiento intenso y de repente ella aparece. La depresión llega despacio, subterránea y poco a poco se va llevando la paz, la alegría y los colores de la vida. ¿Cómo superar ese sentimiento que dilacera el alma? ¿Cómo se levantar, doblar en la esquina y descubrir que existe sol? En el programa de hoy el Psiquiatra Jorge Andréa habla de los aspectos espirituales de la depresión.

Entrevistado: Psiquiatra Jorge Andréa – que además de médico es escritor de diversos libros, orador espirita y Presidente de Honor del Instituto de la Cultura Espirita de Brasil – es considerado actualmente como una de las figuras más destacadas del Movimiento Espirita de Brasil.

Presentación: Claudia Brasil

Entrevista: Daniel Amador

P.: Para empezar, ¿cuál es la definición de depresión?

R.: Depresión es una estructura distónicamente humana que se revela en forma de lo que solemos llamar melancolía, inquietud y un poco de pérdida de autoestima.

P.: ¿Es posible identificar la depresión a través de algunos síntomas físicos?

R.: El individuo camina para la melancolía y poco a poco va adentrándose en disturbios psicosomáticos. No sabe decir que es lo que pasa con él, hay una inquietud. Pero hay un contexto en todo eso, que nosotros no notamos en esas depresiones: es un miedo causado por un complejo de culpa. Algunos preguntan: ¿Pero por qué eso? Ahí es donde entra la Doctrina Espirita: es el pasado que retorna, las impulsiones del espirito en el pasado. Porque si el proceso está en formación es que él ya tiene un disturbio espiritual en ese camino pues todos esos procesos patológicos tienen en el fondo el problema de la distonía espiritual.

P.: Entonces ¿la depresión puede tener causas espirituales también?

R.: Casi siempre, pues ya existía la deficiencia. Ahora el reflejo se va a dar en la zona física, en los neurotransmisores, las dificultades que van apareciendo y de la fenomenología ya conocida por la ciencia, no hay dudas a ese respecto. Pero ¿a que vino eso? Ahí entonces el individuo no sabe: “son los factores del medio, “. Los factores del medio pueden causar eso, factores de la actual reencarnación pueden causar, pero en la mayoría de las veces, cuando hay una profundidad sintomática y por lo tanto una patología más avanzada, es la consecuencia de la debilidad espiritual por las cosas del pasado que nosotros conocemos muy bien dentro de la Doctrina Espirita.

P.: Usted quiere decir que normalmente las causas son espirituales, entonces ¿el tratamiento es también espiritual?

R.: El tratamiento espiritual puede ser combinado al tratamiento físico. El tratamiento con medicamentos, el tratamiento de la ciencia oficial, atiende a 35% de los casos. Pero no son casos de la profundidad o de la sintomatología, no son esos. Son casos más o menos “equilibrados” por decirlo así, donde nosotros aún somos capaces de tener un control del proceso. Pero hasta en eso la terapia espirita es formidable: los pases, agua fluidificada, el tratamiento y principalmente, el gran tratamiento en esa área es la praxisterapia [NT1] que consiste en la práctica de un trabajo adecuado a ese individuo. Eso es inalienable, pues todo el mundo puede trabajar. Algunos dicen que el individuo depresivo no puede trabajar. Puede sí, hay pequeñas cosas que se le puede encargar. No puede hacer todo, él no aguanta hacer todo, pero alguna cosa él sí que puede. Entonces poco a poco vamos logrando condiciones de equilibrio para este individuo. Él no puede quedarse en su melancolía, con sueño y sueños en una posición depresiva.

P.: ¿Cómo que ese tratamiento con pases y agua fluidificada actúa sobre la persona que sufre depresión?

R.: Es una estructura mental. Nosotros aún no conocemos la estructura específica de eso. Pero podemos decir alguna cosa a ese respecto: hoy se está estudiando bastante aquella terapia oriental donde los japoneses por la mañana, descalzos, deslizan en el césped, donde está el orvallo. Este orvallo fue verificado que contiene elementos de vitalización, que son los neutrinos – son partículas neutrínicas. Y vamos añadir una cosa muy interesante, el campesino de los pueblos suele poner, por la noche, agua dentro de su cántaro de barro para tomar por la mañana, como si fuera un medicamento. Y lo es, pues durante la noche la cantidad de neutrinos es inmensa y es captada por el agua. ¿Y cómo es que ellos conocían eso? Es decir, son cosas de la naturaleza que vienen con el individuo y nos preguntamos si el mundo espiritual no está por detrás de todo eso. ¿No se observa ahí una posición de un impulso espiritual propia en la naturaleza? Claro que si, pero es necesario que se diga una cosa muy interesante sobre la depresión. Las depresiones tienen una escala: la depresión reactiva que es la que todos, tu y yo tenemos sin problema ninguno, es cuando decimos: “Ah, hoy no estoy bien…” y realmente, es cuando el individuo no está con ánimo en su trabajo, en otras palabras, son las reacciones depresivas debido a las dificultades – económicas, intelectuales y de todo orden. Esta “depresión” no es depresión, aunque solemos decir que el individuo está depresivo, él está con una reacción depresiva sin problemas. Pero también hay la depresión en la que el individuo cosecha una pena con resentimiento y no puede deshacerse de aquello – por ejemplo, un jefe muy exigente y un poco meticuloso, que puede herir un empleado – él interioriza aquel resentimiento, pasa el tiempo y se olvida. Tiempos después aparece una tonalidad depresiva en consecuencia a eso – que es la depresión reactiva – que se trata con cierta facilidad. En psiquiatría hay una depresión que llamamos la de los distímicos – es el perezoso nato, el individuo que nunca puede hacer nada pues está siempre muy cansado. Ese individuo es el que necesita trabajar, se recomienda la praxisterapia para él. Y hay aún una depresión endógena, es una depresión muy seria que hacen parte de las psicosis, inclusive la psicosis bipolar y maniaco-depresiva. Esa se necesita un tratamiento más depurado. Pero de un modo general, hemos observado que el componente espiritual que la Doctrina Espirita viene proporcionando es un componente primoroso fantástico como auxiliar en ese tipo de tratamiento, pues el individuo modifica su pensamiento y su estructura de mentalización. Es decir, aquellos neurotransmisores que hacían parte de las neuronas, etc. se equilibran en parte.

P.: Y los niños, ¿también pueden sufrir depresión?

R.: Algunos. Es una cosa más rara y necesitamos considerar el siguiente: ¿por qué la depresión no se instala en los niños? Porque ellos no tienen aún su formación completa, no solo la formación reencarnatoria, que se completa alrededor de los 7 años como también su formación de metabolismo, de glándulas endocrinas y de una serie de cosas inclusive la explosión de la adolescencia, donde todos aquellas hormonas están activas – vamos decir así, “bioquímicamente” gigantescas – y así es difícil de encontrarse un niño depresivo, porque tiene sus propias oscilaciones. El niño aún no tiene la formación de su “yo” entonces oscila, tanto que el niño necesita mucho de la figura del padre-héroe y también de la madre-celosa aún. Sólo en la adolescencia empiezan a presentarse como realmente son y empiezan a ocupar la posición que deben cuando son bien educados, de manera que los procesos depresivos son más frágiles en esa área. Pero hay que decir que en algunos casos, algunos individuos presentan un proceso de esa naturaleza.

P.: ¿Depende solamente del individuo que está sufriendo la depresión o la propia familia puede auxiliar de alguna forma en la cura?

R.: La familia tiene un papel fundamental en ese proceso, los padres, madres, amigos, etc. para que el individuo logre salir de ese estado, no hay duda. Pero también es necesaria la parte psicológica, buscar psicólogos adecuados, especializados, que saben y conocen el proceso, para que conlleve a un trabajo más preciso.

P.: ¿Qué podría decir usted a quienes estén pasando por este problema o a quien tenga un conocido, familiar en esta situación?

R.: Inmediatamente buscar el médico de la familia o sino alguien que sea muy bien indicado para este individuo revivir. Porque las indicaciones médicas son precisas, actualmente existen medicamentos muy buenos en esta área, nuevos y muy eficientes y sobretodo – no podemos huir, pues las verdades son muy fuertes – la terapia espiritual, que es fantástica. El individuo que va a una charla o conferencia espiritual, cosecha el halo magnético del centro. Estamos hablando de cosas serias, del individuo que puede donar alguna cosa, el pase magnético es transferencia de amor. Nada más importante que una madre que hace un agrado a su hijo y le da un abrazo: es el pase magnético más interesante y preciso que podemos computar, el pensamiento del padre también es importante, en fin, el desvelo de la familia. Necesitamos restablecer una retomada para el reequilibrio de la familia mundial – que está un poco destrozada por las dificultades, las caídas, falta de amparo, y por un trabajo exhaustivo casi sin meta – que desequilibra el proceso familiar,  pero un día llegaremos a eso.

Agradecemos inmensamente a la FEB y a Dios, sobretodo por permitir que podamos servir de instrumento cooperando en la labor de Divulgación de la Doctrina Espirita.

Trascripción traducida de entrevista transmitida en el programa televisivo Terceira Revelação de número 70, producido por la Federación Espirita Brasileña y disponible en el enlace (en portugués):

http://www.febnet.org.br/site/midias.php?SecPad=234&Sec=375 (en seguida seleccionar el programa número 70)

Extraído de la página: http://fraternidadcristiana.wordpress.com/

No Comments

 

Comments have been closed for this post.