Diálogo de un ángel con Dios

oct 20th, 2010 by admin in Uncategorized
Share on Facebook

Señor… visité tu creación como me pediste. Fui a todos los rincones. Estuve en el sur, y en el norte. Fui al este y al oeste. Vi y formé parte de todas las cosas. Observé cada una de las criaturas humanas. Y por haber visto vine hasta ti Señor… para tratar de entender.

¿Porqué?.. Porqué cada una de las personas sobre la Tierra tienes apenas un ala? Los ángeles tenemos dos .. Podemos volar hasta el amor que el Señor representa siempre que lo deseamos. Podemos volar hacia la libertad siempre que queramos. Pero… los humanos con su única ala no pueden volar… con apenas un ala…

Dios con toda la ternura, respondió pacientemente a su Ángel.

- Sí… yo se eso. Sé que hice a los humanos con apenas un ala…

Intrigado, pero con la sumisión absoluta hacia su Señor, el Ángel quería entender y preguntó:

- Pero… ¿porqué el Señor dio a los hombres apenas un ala cuando son necesarias dos alas para poder volar … para poder ser libre?

Dios que conocía todas las respuestas, no se apresuró en contestar. Después de un lapso de respetuoso silencio…. respondió…

- Ellos sí pueden volar, mi Ángel. Di a los humanos apenas un ala para que ellos pudiesen volar más y mejor que tú y mis arcángeles…. Para volar mi amigo, tú precisas dos alas…. Pero aún siendo libre, siempre estarás solo. Tal vez de la misma manera que Yo… Pero los humanos… los humanos con su única ala precisarán siempre dar las manos a alguien a fin de tener las dos alas que necesitan. Cada uno de ellos tiene en verdad una de las alas de un par de alas… y la otra ala está en algún lugar del mundo y es el ala que completa el par. De este modo, los humanos aprenderán a respetarse pues al quebrar la única ala de otra persona pueden estar acabando con sus propias posibilidades de volar. Ellos aprenderán a amar verdaderamente a otra persona… aprenderán que solamente permitiéndose amar podrán volar. Dando la mano a otra persona, dando un abrazo sincero y afectuoso ellos podrán encontrar el ala que les faltaba…. y podrán finalmente volar. Y los humanos nunca… nunca estarán solos cuando fueran a volar.

Dios se silenció en una sonrisa. El Ángel comprendió que ya nada más precisaba ser dicho. Y siendo así, en el final del cuento, espero que un día encuentres tu otra ala para poder finalmente volar.

No Comments

 

Comments have been closed for this post.