Poema Sufí

mar 14th, 2011 by admin in León Denis
Share on Facebook

DE CÓMO UNA PERSONA ASUSTÓ A UN ASCETA DICIENDO: “NO LLORES MUCHO, NO VAYAS A QUEDARTE CIEGO”

Un compañero en el trabajo (de la religión) le dijo a un asceta:  “Llora poco, no se vayan a dañar tus ojos”. El asceta dijo: “La cuestión no es sólo de dos (alternativas): el ojo verá, o no verá, a esa Belleza(divina). Si contempla la luz de Dios ¿ a qué afligirse? ¡ Qué poco son dos ojos (para el que está) en unión con Dios, ¡déjalo! ¡ Que se quede ciego un ojo tan miserable!.
No te lamentes por tu ojo cuando ese Jesús es tuyo; no vayas a la izquierda(sino a la derecha) para que te dé dos ojos diestros. El Jesús de tu espíritu está presente contigo: pídele ayuda pues es un excelente auxiliador; pero no estés a cada momento cargando sobre el corazón de Jesús la infructuosa tarea de (proveer) un cuerpo lleno de huesos, como el necio que mencionamos en la historia por causa de los justos. No solicites de Jesús la vida del cuerpo; no le requieras a Moisés el deseo de un faraón.
No lastres tu corazón con pensamientos acerca del sustento; el sustento no faltará; sé (contante en la asistencia a) la corte (divina). Este cuerpo es una tienda para el espíritu, o como el arca para Noé.
Cuando este ahí el turcomano, encontrará una tienda, especialmente cuando se trata de alguien horado por la corte (de Dios).

Mevlana Rumi

Poema incluido en el Mathhawi 2º parte, Siglo XIII

(Mevlana Rumi fue un célebre poeta místico musulmán persa y erudito religioso que nació el 30 de septiembre de 1207 en Balj en la actual Afganistan).

Enviado por Carlos Bitaubé del C.E. León Denis

No Comments

 

Comments have been closed for this post.