Raúl Texeira habla sobre la clonación de células madre

abr 27th, 2011 by admin in León Denis
Share on Facebook

Hola buenas tardes, yo quisiera hacer una pregunta a Raúl para que profundizara sobre el tema que en su conferencia toco de una forma, creo yo, un poco superficial y me gustaría que diera su opinión sobre el tema que esta tan de actualidad acerca de la clonación para extraer las células madre con tal de poder producir órganos para realizar transplantes y a ver que opinión se da desde el punto de vista espírita frente a este problema que en la actualidad hay entre moralistas y no moralistas.

Raúl Teixeira:

- Cuando tuvimos el trabajo de Luis Pasteur que demostraba que no existía, de la manera que se creía básicamente en Europa, la generación espontánea; que de una piedra no podía nacer un ser vivo, que de granos de cereales no nacían ratones…Todo eso causó en Europa un escándalo muy grande porque se escribieron libros y libros afirmando que él, Luis Pasteur, estaba loco. ¿Cómo no creer en la generación espontánea?.

Y la ciencia, después de Pasteur, ha confirmado que existe la generación espontánea pero no la instantánea, porque todas las cosas en la vida nacieron espontáneamente pero no instantáneamente como se pensaba en el tiempo de la generación espontánea. Así es que hoy día todos nos acordamos de aquellos que pelearon en contra de Luis Pasteur, hoy se habla de pasteurización, hoy se habla de microbiología, hoy se habla de microorganismos y no nos damos cuenta que eso fue una revolución en el siglo XVII, XVIII, XIX, en el siglo de Pasteur, el siglo XIX.

Con la clonación no iba a ser diferente. Lo que pasa que los biólogos, los bioquímicos, los biofísicos y los ingenieros genéticos empezaron a hacer un trabajo, de descubrir los llamados secretos de Dios y eran secretos mientras no teníamos posibilidades intelectuales de penetrarlos, de conocerlos, pero siempre el libro de Dios estuvo abierto para todas las mentes, a la vez que las mentes estuvieran listas para eso. ¿Entonces que ocurrió?, después de la biología molecular se creó la ingeniería genética que ahora era una forma de pensar como es que la naturaleza, según la ciencia, hubiera construido al hombre, al cuerpo humano, y se empezó a estudiar esa cuestión. Y llegaron a conclusiones fantásticas, maravillosas, importantes, para que pudiésemos comprender cuanto tiempo llevamos en la humanidad, para descubrir las cosas que Dios ha puesto siempre al alcance de nuestras posibilidades.

Los ingenieros genéticos se dieron cuenta de que todas nuestras células tienen y resumen el cuadro de toda nuestra constitución orgánica, como si pudiéramos observar en una gota de agua todo el ambiente alrededor, porque por un proceso de transmisión de la luz de reflexión todas las células nuestras tienen el mapa cromosómico de todo nuestro cuerpo, ¿qué hacen los científicos si quieren construir otra célula igual?, ¿qué hace la naturaleza?, ¿por qué hay un modelo organizador biológico que los científicos no han descubierto todavía pero que existe?, ellos saben que hay un plan que dirige el desarrollo de la célula; hay un plan, porque si cortamos una parte del cuerpo dentro de poco tiempo aquellos tejidos están listos de nuevo, están sanados de nuevo, la célula tiene la misma condición de la anterior; Y así se sabe, se cree, se admite, que hay un plan biológico que las reconstruye.

Si se quiere producir un tejido de un organismo, de un órgano nuestro se quita el núcleo de la célula, por ejemplo de una célula de la planta del pie, se abre el núcleo y se pone material nuclear de una célula de otro órgano y en aquella célula de la planta del pie va a desarrollarse el órgano de acuerdo con aquel material biológico que fue puesto allí, sin ningún problema, porque es por la doctrina espírita que sabemos que nuestro periespíritu es el modelo organizador de la forma y que él está ubicado en cada una de las células de nuestro cuerpo. Cada una de las células de nuestro cuerpo esta vinculada a nuestro periespíritu que tiene el mapa general de nuestro cuerpo. Así está explicada la cuestión desde el punto de vista del Espiritismo.

Pero para la medicina esto es increíble, según la ciencia biológica cada ser tiene el cuadro genético en los genes que traen un retrato, una foto, un registro de todo lo que somos, de todas nuestras condiciones orgánicas, y eso se transfiere para otro núcleo que se desarrolla y crea aquel otro órgano que se quiere crear. Si yo tengo necesidad de construir un nuevo hígado, por ejemplo, tengo que tener una célula correspondiente al hígado para abrirle el núcleo y permitir que con el relleno de otro núcleo sano, por ejemplo, nosotros podamos lograr obtener otro hígado a lo largo del tiempo del desarrollo de aquel órgano.

De la misma manera como pasa cuando el feto se esta desarrollando en el vientre de su madre cuando sus órganos partiendo de una célula van desarrollándose y desarrollándose, y dentro de poco tiempo hay en aquel pequeño ser de poco menos de 3 centímetros un corazón que late fuerte y que las máquinas lo pueden captar. Entonces es el corazón desarrollado por que cuando se fecunda la célula femenina por un espermatozoide comienzan a desarrollarse todos los hilos que van a dar paso al crecimiento del sistema nervioso, del sistema óseo, del sistema muscular… Todo eso ya está definido en aquel pequeño ser que comienza en los llamados blastos. Son los blastos del embrión que comienzan a desarrollarse y después van tomando forma. Los científicos han descubierto como esas cosas comienzan a conformarse y lo hacen pero cuando se realiza ese trabajo con el núcleo de una célula hay 2 posibilidades. Si se quiere que aquella célula llamada célula madre o célula tronco, a la vez que clon es la rama entonces tenemos una célula tronco. Cuando se quiere clonar el hígado, por ejemplo, el corazón, hueso u otra cosa, se le da determinado tratamiento. Cuando se quiere conformar el cuerpo entero de un animal, se le da otro tipo de tratamiento.

En estos momentos, se podría decir que la ciencia genética no está preocupada con formar nuevos cuerpos. Está dirigiendo sus investigaciones para formar nuevos órganos para atender a las necesidades de salud de las personas.

Aunque en Italia el doctor Antinori esté trabajando con mujeres que le han pagado para que él pueda reconstruir a sus hijos muertos a través de la clonación. Pero ese es otro problema, en el cual no está envuelta la ciencia mundial, es un trabajo de un científico, de la misma manera que decimos que la ciencia no ha confirmado las tesis espíritas pero muchos científicos si lo han hecho. También desde su campo no se puede decir que la ciencia genética está queriendo formar un cuerpo humano. Ahora, todavía no, pero hay científicos que tienen derecho a tener curiosidad científica y que lo están haciendo y que lo van a llevar adelante porque si un país lo prohíbe, otro le abrirá las puertas. Y pensamos nosotros que a pesar de que hoy los EEUU se están poniendo en contra por presiones religiosas, políticas, etc… , no van a soportar imaginar que Rusia, es un ejemplo, puede estar al frente de ese proceso, que China, por ejemplo, puede estar al frente de ese proceso. Porque se trata de cuestiones económicas también, no sólo éticas, no sólo religiosas, mucho menos religiosas, pero cuando algún científico, cuando alguna escuela de ciencia, haya demostrado y logrado obtener determinados progresos en ese área, los EEUU no van a desear que ese poder salga de sus manos, a la vez que se están llevando científicos de todo el mundo para su país.

Tenemos varias vertientes en esa cuestión. Importante es para nosotros saber que el Espiritismo no está en contra de ningún progreso, por que todos los progresos que llegan a la tierra vienen de Dios. Sino logramos comprenderlo ahora, es un momento de la humanidad. Pero llegará el momento, el tiempo en que lo entenderemos, lo comprenderemos, y si pensamos que ahora la mentalidad humana está lista para hacer monstruos como si fuera ese un deseo científico. Construir monstruos, con todos los monstruos que ya tenemos en la humanidad, bonitos, bien hechos, rubios,… ¿no? (risas del público).

Por tanto no es así, esos progresos han llegado al mundo por que Dios lo ha permitido. Tenemos que vibrar para que lo que sea mejor pueda llegar al mundo en el momento en que la humanidad lo pueda recibir.

Mientras la humanidad tenia a sus mujeres muriendo después de la gestación, después del embarazo, por los problemas de infecciones hospitalarias, que existieron hasta el momento que el doctor Samer Baez se dio cuenta del problema de la asepsia, y toda esa cuestión que envolvía la muerte de las mujeres se cambiaron y ahora con todos los progresos de la asepsia, ¿cuántas son las mujeres que se mueren todavía con problemas de infecciones?, por que ésas tienen en su expiación la necesidad de aquel tipo de muerte pero no se puede decir que las mujeres que van a tener hijos van a morirse de infección.

Vemos que los progresos van llegando a la vez que los hombres lo merecen, antes de la anestesia ¿cómo se podía sanar una herida de guerra?, por ejemplo, un balazo, una cosa así, se ponía sobre la herida abierta aceite hirviendo por que la quemadura se sabia tratar, pero no tenía como dársele anestesia o coserle la herida, por que no tenia recursos. Hoy se habla de hilo quirúrgico con la mayor tranquilidad, puntos quirúrgicos con la mayor tranquilidad, hoy los hay con hilos, con metales, … Un niño se accidenta y ha recibido 10 puntos sin mayores problemas, y esto antes era una tragedia. Así vemos que la humanidad siempre se ha resistido mucho a los progresos, y la clonación no podía fugarse a esa realidad histórica, evolutiva, de nuestra sociedad humana.

Para nosotros, los espiritistas, es de una gran importancia saber que Dios nos abre la posibilidad de disminuir los problemas de la creación humana. Entonces cuando empezamos los procesos de fertilización humana in vitro, ¿cuántas fueron las voces que se levantaron en contra?. Pero el doctor Bezerra de Menezes afirmaba que era una contribución de la divinidad para las mujeres del mundo, con deudas morales, que tenían amor para ofrecer pero su organismo no tenia condición para la fecundación.

La fecundación se hace fuera y después el embrión se ubica en su intimidad y para esto ella sirve y da paso al desarrollo del nene, ¿cuál es el problema ético?; lo del problema ético que surge de ésta cuestión son los vientres de alquiler, es otra cuestión. La cuestión científica de fecundación in vitro no es algo malo, aunque es un problema social, moral,… de vientres de alquiler, mujeres que quieren tener hijos para otras mujeres, es otra cosa, no es ese el problema científico, el problema de la ciencia era demostrar si era posible para una mujer que no puede ser fecundada en sí misma, que la fecundación con su óvulo y con el espermatozoide de su marido se hiciese in vitro, y después el embrión se ubicase en su intimidad.

Es un problema para el que la sociedad tiene que madurar, hay que madurar los valores de la sociedad ante la moral, para que lleguemos a conclusiones morales en esas cuestiones.

Así también tenemos ahora la cuestión enfocada de la clonación, nosotros los espíritas, por que Allan Kardec ha enseñado en “La Génesis” que la doctrina marcha par y paso con la ciencia, es una ciencia de progreso, progresiva siempre, nosotros no debemos de temer a ningún progreso; al contrario, vibramos los progresos que llegan hacia la humanidad y vamos a imponer valores morales siempre que veamos que las cosas están siendo utilizadas de una manera inmoral y así no es necesario llegar a la clonación para que lo veamos; por que si utilizan hoy en día el propio Evangelio de Jesús para finalidades inmorales, para sacar dinero a muchas personas, para explotar la mentalidad de muchas personas y nadie habla nada, parece que está todo bien.

Como la clonación es algo que pertenece al área de la ciencia, vamos a esperar con tranquilidad, con mucha confianza, de que Dios no duerme y que nosotros y nuestra mentalidad no somos mas interesados en el bien que el propio creador de la humanidad. Dios está permitiendo que los científicos lleguen a esas conclusiones y hagan sus experimentos. Por que nosotros que no somos científicos y no entendemos de eso, que no vivimos esa moralidad, ¿qué estamos exigiendo de los otros?

Mientras estamos preocupados con los progresos de los trabajos y experimentos de los científicos ahí están nuestros hijos en la drogadicción, en la sexualidad desequilibrada, en los crímenes… y nosotros no estamos ocupados con ellos, y estamos tan preocupados con la clonación, cuando deberíamos darles a los hijos nuestro ejemplo de dignidad porque ellos van a buscar dentro de poco tiempo las cuestiones morales de la clonación, necesitan estar bien equipados de valores morales que muchas veces no estamos tan preocupados en dárselos. Ahora nos parece que no hay motivos para miedos, para temores, para temblores, …

Dejemos en las manos de la ciencia y tratemos de aquellas que están bajo nuestras manos y todo saldrá perfecto.

Raúl Teixeira en el IX Congreso Espírita Nacional

No Comments

 

Comments have been closed for this post.