EL CUERPO FÍSICO

feb 8th, 2013 by admin in León Denis
Share on Facebook

“Nuestro cuerpo es la más preciosa de las máquinas mientras nos estamos en la Tierra. El lubricador del reposo, a veces, es improrrogable e imprescindible.”

La máquina física es el templo sublime en que somos llamados a la escuela de la redención. En él poseemos el arpa de la vida, en cuyas cuerdas podemos emitir la melodía del trabajo y del sacrificio de la abnegación y del amor, preparando el acceso de nuestro espíritu a la exaltación de la inmortalidad. (Emmanuel/Chico Xavier – Perlas de Sabiduría – VIÑA DE LUZ)

“En el cuerpo físico, casi siempre, solamente verificamos la presencia o el valor de un órgano cuando hay enfermedad. Sin notas de perturbación, no se acuerda el hombre del hígado o de los riñones.” (Perlas de Sabiduría – VIÑAS DE LUZ, Arthur Joviano/Chico Xavier.)

Es importante observemos las orientaciones de los Benefactores Espirituales, en cuanto a la salud de la máquina física que Dios nos presta para el viaje reencarnatorio. Algunas veces oímos a Chico Xavier decir:

- Todas las ideas tienen sus bellezas.

Realmente, en la riquísima bibliografía espírita aprendemos que el periodo, por ejemplo; de la vejez y de la enfermedad, si la persona enfrenta con coraje y optimismo tales situaciones, ocurre algo de extraordinario, o sea: ese tiempo funciona como rejuvenecimiento de las células del cuerpo espiritual, el periespíritu. ¡¡Es simplemente fantástico!! Es una metamorfosis, como el de la lagartija que se transforma en una mariposa de rara belleza. Pero… si al contrarío no existe respeto y aceptación a las situaciones difíciles de la enfermedad y de la vejez, tal situación va a inmiscuirse de manera general en el órgano periespiritual causando una desarmonía celular. La dolencia física se instala en el periespíritu.

Y siendo así no hay otro recurso, porque el destino del Espíritu después de la muerte del cuerpo material, será el Umbral, un lugar como esclarece André Luiz en el libro “Nuestro Hogar”, que es una región de quema de residuos. Y ahí entonces nos acordamos de Jesús cuando dice a Nicodemos:

“Es necesario nacer de nuevo.”

Reencarnar con aquellas llagas para reconstituir la salud que en el pasado malgastamos. ¡Esa es la ley! Acción y reacción.

Concluyendo ese breve estudio, recurramos a Emmanuel en el libro “Renuncia”, segunda parte, cap. III, cuando el Padre Damián ya acercándose a la muerte nos dice: “La molestia incurable, Magdalena, es un grifo bendito de nuestras imperfecciones. “¿Qué sería de mi alma si la molestia del pecho no me ayudara a expurgar los malos pensamientos?” Y más adelante, el venerable religioso completó: Muchas veces enseñé en el púlpito, pero el lecho me reservaba lecciones mucho mayores que la de los libros…”

¡¡¡Amigos; que Jesús el divino Médico nos proteja hoy y siempre!!!

Fraterno abrazo del hermano y compañero en la Siembra Espírita Cristiana, Cesar Carneiro de Souza.

Miami, FL, E.U.A.,17/01/2013

Mensaje traducido por Isabel Porras-España.

No Comments

 

Comments have been closed for this post.