QUÉ ES UN CENTRO ESPÍRITA

Posted on Lunes, agosto 3rd, 2009 by admin
Share on Facebook

kardec_e_Amelie“Estos grupos, correspondiéndose entre sí, visitándose y transmitiéndose sus observaciones pueden desde luego formar el núcleo de la gran familia espiritista, que un dí­a fusionará todas las opiniones y unirá a los hombres en un mismo sentimiento de fraternidad sellado por la caridad cristiana.”
Allan Kardec (El Libro de los Médiums “ Cap. XXIX “ Í­tem 334)

Qué son

Los Grupos, Centros o Sociedades Espí­ritas:

  • son núcleos de estudio, fraternidad, oración y trabajo, practicados dentro de los principios espíritas;
  • son escuelas de formación espiritual y moral, que trabajan a la luz de la Doctrina Espí­rita;
  • son puestos de atención fraternal a todos los que llegan con el propósito de obtener orientación, esclarecimiento, ayuda o consuelo;
  • son talleres de trabajo que proporcionan a quienes los frecuentan oportunidades de ejercitar su propio mejoramiento íntimo, mediante la práctica del Evangelio en sus actividades;
  • son casas donde los niños, los jóvenes, los adultos y los ancianos, tienen la oportunidad de convivir, estudiar y trabajar, para unir a la familia con la orientación del Espiritismo;
  • son rincones de paz edificante, que ofrecen a quienes los frecuentan oportunidades de recuperación espiritual y de unión fraterna mediante la práctica de “Amaos los unos a los otros”;
  • son núcleos que se caracterizan por la sencillez propia de las primeras casas del Cristianismo naciente, por la práctica de la caridad y por la total ausencia de imágenes, símbolos, rituales y cualquier otra manifestación exterior;
  • son las unidades fundamentales del Movimiento Espírita.

Sus objetivos

Los Grupos, Centros o Sociedades Espíritas tienen como objetivo:

  • promover el estudio, la difusión y la práctica de la Doctrina Espí­rita, prestando atención a las personas:
  • que buscan esclarecimiento, orientación y amparo para sus problemas espirituales, morales y materiales;
  • que quieren conocer y estudiar la Doctrina Espí­rita;
  • que quieren trabajar, colaborar y servir en cualquiera de las áreas de acción que la práctica espírita ofrece.

Sus actividades básicas

Los Grupos, Centros o Sociedades Espíritas tienen como actividades básicas:

  • realizar reuniones de estudio de la Doctrina Espírita, en forma programada, metódica o sistematizada, destinadas a las personas de todas las edades y de todos los niveles culturales y sociales, que posibiliten un conocimiento generalizado y profundo del Espiritismo en cada uno de sus aspectos;
  • realizar reuniones de explicación del Evangelio a la luz de la Doctrina Espírita, aplicación de pases y atendimiento fraterno a través del diálogo a las personas que se acercan y frecuentan el núcleo espírita en busca de esclarecimiento, orientación, ayuda y asistencia espiritual y moral;
  • realizar reuniones de estudio, educación y práctica de la mediumnidad, en base a los principios y objetivos espíritas, a fin de esclarecer, orientar y preparar trabajadores para las actividades mediúmnicas;
  • realizar reuniones de evangelización espí­rita para los niños y jóvenes, en forma programada, metódica o sistematizada, además de atenderlos, esclarecerlos y orientarlos según las enseñanzas de la Doctrina Espírita;
  • realizar el trabajo de divulgación de la Doctrina Espírita a través de todos los vehí­culos y medios de comunicación social compatibles con los principios espí­ritas, tales como: charlas, conferencias, libros, periódicos, revistas, boletines, folletos, mensajes, radio, TV, afiches, cintas de vídeo y audio;
  • realizar el servicio de asistencia y promoción social espí­rita destinado a personas carentes que buscan ayuda material: asistiéndolas en sus necesidades más inmediatas; promoviéndolas por medio de cursos y trabajos de formación profesional; y esclareciendolas con las enseñanzas morales del Evangelio a la luz de la Doctrina Espírita;
  • estimular y orientar a quienes los frecuentan para la implantación y mantenimiento de reuniones de estudio del Evangelio en el Hogar, como apoyo a la armoní­a espiritual de sus familias;
  • participar de las actividades que tienen como objetivo la unión de los espí­ritas y de las Instituciones Espí­ritas, y la unificación del Movimiento Espírita, mediante la conjunción de esfuerzos, la suma de experiencias, la permuta de ayuda y apoyo, la optimización de las actividades espiritistas y el fortalecimiento de la acción de los espí­ritas;
  • realizar las actividades administrativas necesarias para su normal funcionamiento, compatibles con su estructura organizativa y con la legislación de su país.