Posts Tagged ‘Artículos’

7
may

Lección de Vida

by admin in León Denis

Se cuenta que un príncipe chino se enorgullecía de su colección de porcelana. Era muy rara, de procedencia muy antigua y constituida por doce platos de gran belleza artística y decorativa.
Cierto día, el empleado que realizaba la limpieza, en un momento de descuido, dejó caer uno de los platos, que se despedazó en el suelo.
Al enterarse de lo sucedido el príncipe se puso furioso. Gritó, amenazó y sin piedad condenó al servidor a muerte.
La noticia se esparció por todo el imperio como reguero de pólvora. Los comentarios más variados se hacían oír y, naturalmente, el tema central era la impiedad del gobernante.
En fin, por más preciosa que fuera la pieza no era más que un plato.
El empleado era un ser humano, un servidor leal desde hace muchos años. ¿Cómo compararse uno con el otro?
En la víspera de la ejecución del condenado se presentó un sabio muy viejo, que se comprometió con el príncipe a devolver el orden a la colección.
Emocionado, el príncipe reunió a su corte y, con ansiedad, se quedó a la espera del cumplimiento de la promesa del anciano.
Sencillo, el sabio compareció ante la corte. Solicitó que le trajesen la colección, incluso los trozos del plato roto.
Sobre una mesa tendió un mantel de lino blanco y dispuso los once platos.
Cogió los trozos de la porcelana y también los tendió sobre el lino.
Después, se acercó a la mesa y en un gesto inesperado, ante el asombro de todos, tiró del mantel con las preciosas porcelanas arrojándolas bruscamente sobre el piso de mármol, rompiéndolas todas.
Ante el estupor de la corte y la rabia del príncipe a punto de explotar, el anciano, muy sereno, dijo: Ahí están, señor, todas iguales conforme prometí. Ahora, si deseáis, podéis mandar a matarme.
Dado que para usted esas porcelanas valen más que las vidas de los súbditos, decidí sacrificar mi vida en beneficio de aquellas.
Total, ya viví mucho. Estoy muy viejo. Me sacrifico en beneficio de los que irán a morir en el futuro, cuando cada una de esas piezas fuera rota.
Mi deseo es entregar mi vida para salvar doce vidas, ya que ellas en su opinión nada valen delante de esos platos de porcelana.
Pasado el choque, el príncipe comprendió el mensaje. Liberó al anciano y al siervo condenado, perdonando a ambos.

* * *

No hay nada más precioso que la vida, particularmente la vida humana.
Cuando la persona adquiere madurez psicológica, empieza a comprender que, aunque se deban preservar los bienes materiales para su debida utilización, se debe valorar mucho más los bienes del Espíritu.
Entre ellos, la oportunidad existencial en el cuerpo físico es lo más precioso que se posee, puesto que de esta manera el Espíritu progresa, experimentando los reveses, las pruebas, desafíos variados y conquistas.

* * *

El Espíritu nació para triunfar. Las dificultades que enfrenta cuando se encarna son parte de su aprendizaje para alcanzar la meta hacia la cual se dirige inevitablemente: la perfección.
Es por eso que cada etapa vencida se constituye en un patrimonio que enriquece al Espíritu.
Cada día en el cuerpo es una lección de vida que cabe a nosotros aprovechar en su totalidad.

Redacción del Momento Espírita con base en el capítulo Lições de vida, del libro Vida: desafios e soluções, por el Espíritu Joanna de Ángelis, psicografía de Divaldo Pereira Franco, ed. Leal, Brasil.

7
mar

Una visita del Amor

by admin in León Denis

Una visita del amor Los tres niños llegaron al anochecer. Tristes, tenían en el semblante los dolores llorados por muchas horas.
Tomados de las manos, se adentraron al lugar que les sería, a partir de entonces, su nuevo hogar.
La madre había partido, en el día anterior, rumbo a la Vida Espiritual.
El Director de la Institución los acogió y les ofreció cariño, deseoso de compensarles el afecto perdido.
Como estaban ocupadas todas las camas, él cedió la suya para que los tres niños pudieran dormir aquella noche. Él se acomodó, de forma improvisada, en el mismo dormitorio.
Los niños durmieron, abrazados, con el instinto de protegerse mutuamente.
Por la madrugada, algo despertó aquel hombre. Abrió los ojos y percibió una luz intensa cerca de la cama de los niños.
Intentó erguirse pero no logró hacerlo. Una figura femenina, envuelta en luz resplandeciente, le dijo:
“No te muevas. Quédate ahí. Los niños están bien.”
Ella se detuvo especialmente al lado del más pequeño de los niños. El más desalentado de los tres. Permaneció allí durante algún tiempo. El Director, cansado, volvió a dormir.
Cuando la mañana sonrió, entrando jovial por la ventana, él despertó a los niños.
Mientras ayudaba al más pequeño a vestirse, percibió que él estaba muy callado. En cierto momento, el niño le preguntó:
“Señor, mi madre vino a visitarme ayer por la noche. ¿Usted la vio?”
El Director lo estrechó en los brazos y asintió:
“Si, mi hijo. Yo la he visto.”

* * *

La muerte no destruye los afectos, tampoco las relaciones.
Muchas de las personas que dejan el cuerpo prosiguen, de donde se encuentran, a velar por aquellos que permanecen en la Tierra.
Amores profundos se perpetúan y donde se encuentre un corazón dolorido y nostálgico, el ausente amado se hace presente.
Nadie está solo en el Mundo, sin embargo, la pobreza de los sentidos ni siempre nos permite sentir la presencia de los seres amados que partieron.
No obstante, cuando nos viene a la mente la imagen de aquellos que hicieron el gran viaje; cuando el recuerdo de los amores, repentinamente, nos emociona; cuando la nostalgia embala los recuerdos…cree: los amores están cerca.
Sus presencias accionan nuestros registros mentales y motivan esos estados dulces y consoladores.
Cuando eso ocurra con usted, cierre los ojos, sienta el perfume del amor besarle la frente, y agradezca a Dios por la bendición del reencuentro.
Después, mitigada la añoranza, seque el llanto, sonría y prosiga en las luchas, esperando en el tiempo el reencuentro definitivo, cuando usted también cruce el portal de la muerte.

Redacción del Momento Espírita, con base en el capítulo “A visita da mãe a um órfão”, del libro “O estranho e o extraordinário”, de Charles Berlitz, ed. Best Seller, Brasil.

8
feb

EL CUERPO FÍSICO

by admin in León Denis

“Nuestro cuerpo es la más preciosa de las máquinas mientras nos estamos en la Tierra. El lubricador del reposo, a veces, es improrrogable e imprescindible.”

La máquina física es el templo sublime en que somos llamados a la escuela de la redención. En él poseemos el arpa de la vida, en cuyas cuerdas podemos emitir la melodía del trabajo y del sacrificio de la abnegación y del amor, preparando el acceso de nuestro espíritu a la exaltación de la inmortalidad. (Emmanuel/Chico Xavier – Perlas de Sabiduría – VIÑA DE LUZ)

“En el cuerpo físico, casi siempre, solamente verificamos la presencia o el valor de un órgano cuando hay enfermedad. Sin notas de perturbación, no se acuerda el hombre del hígado o de los riñones.” (Perlas de Sabiduría – VIÑAS DE LUZ, Arthur Joviano/Chico Xavier.)

Es importante observemos las orientaciones de los Benefactores Espirituales, en cuanto a la salud de la máquina física que Dios nos presta para el viaje reencarnatorio. Algunas veces oímos a Chico Xavier decir:

- Todas las ideas tienen sus bellezas.

Realmente, en la riquísima bibliografía espírita aprendemos que el periodo, por ejemplo; de la vejez y de la enfermedad, si la persona enfrenta con coraje y optimismo tales situaciones, ocurre algo de extraordinario, o sea: ese tiempo funciona como rejuvenecimiento de las células del cuerpo espiritual, el periespíritu. ¡¡Es simplemente fantástico!! Es una metamorfosis, como el de la lagartija que se transforma en una mariposa de rara belleza. Pero… si al contrarío no existe respeto y aceptación a las situaciones difíciles de la enfermedad y de la vejez, tal situación va a inmiscuirse de manera general en el órgano periespiritual causando una desarmonía celular. La dolencia física se instala en el periespíritu.

Y siendo así no hay otro recurso, porque el destino del Espíritu después de la muerte del cuerpo material, será el Umbral, un lugar como esclarece André Luiz en el libro “Nuestro Hogar”, que es una región de quema de residuos. Y ahí entonces nos acordamos de Jesús cuando dice a Nicodemos:

“Es necesario nacer de nuevo.”

Reencarnar con aquellas llagas para reconstituir la salud que en el pasado malgastamos. ¡Esa es la ley! Acción y reacción.

Concluyendo ese breve estudio, recurramos a Emmanuel en el libro “Renuncia”, segunda parte, cap. III, cuando el Padre Damián ya acercándose a la muerte nos dice: “La molestia incurable, Magdalena, es un grifo bendito de nuestras imperfecciones. “¿Qué sería de mi alma si la molestia del pecho no me ayudara a expurgar los malos pensamientos?” Y más adelante, el venerable religioso completó: Muchas veces enseñé en el púlpito, pero el lecho me reservaba lecciones mucho mayores que la de los libros…”

¡¡¡Amigos; que Jesús el divino Médico nos proteja hoy y siempre!!!

Fraterno abrazo del hermano y compañero en la Siembra Espírita Cristiana, Cesar Carneiro de Souza.

Miami, FL, E.U.A.,17/01/2013

Mensaje traducido por Isabel Porras-España.

18
ene

Inteligencias Múltiples

by admin in León Denis

“Yo soy un soñador práctico. Mis sueños no son meramente fantasías vacías. Yo quiero convertir mis sueños en realidad.”

Gandhi

Hay en el Espíritu inmortal un universo de potencialidades para ser despertadas, desenvueltas y educadas.

En la condición de herederos de Dios traemos con nosotros riquezas de las cuales aun no tenemos dimensión  ni capacidad para aquilatarlas, sin embargo, puede la educación verdadera, aquel “arte de manejar los caracteresy de formar hábitos, como preconizó Allan Kardec, desvelando esta inmensidad de talentos y colocarlos al servicio del progreso de su portador y de toda la colectividad humana.

En este sentido, necesitará el educador espírita conocer algo de la Filosofía Espírita de la Educación, de la propuesta pedagógica del Espiritismo para la educación y también poseer un mínimo de conocimiento de las ciencias del mundo (Psicología, Biología, Sociología, etc.) para realizar contento su menester.

Como el objeto mayor del proceso enseñanza-aprendizaje espírita es la formación intelecto-moral, sea en el ámbito del Centro Espírita, sea en el de la familia o de las escuelas espíritas, urge reconsiderar la visión doctrinaria de inteligencia, para que los instrumentos a ser utilizados por estas tres importantes instituciones sean fieles a la propuesta espírita. En una nota en El Libro de los Espíritus (1), el Codificador se expresó así:

“La inteligencia es una facultad especial, peculiar a algunas clases de seres orgánicos y que les da, con el pensamiento, la voluntad de actuar, la conciencia de que existen y de que constituyen una individualidad cada uno, así como los medios de establecer relaciones con el mundo exterior y de proveer sus necesidades.”

A veces consideramos inteligentes a las personas que tienen una capacidad considerable de almacenar datos, informaciones y acceder a ellas cuando es preciso. Sin embargo, no hay ninguna alusión, en esta nota de Kardec, a la memoria o capacidad de memorización. El concepto espírita es mucho más amplio y completo, incluso porque la inteligencia es “un atributo exclusivo del alma” (2) y no un departamento del cerebro circunscrito a una región específica, aunque mucho se utilice de esta para su manifestación.

Hablar de desenvolvimiento de la cognición, entendiéndola y estudiándola en sus desvíos, es de importancia vital para los que lidian con la educación espírita, pues necesitamos basar el “cómo se enseña” en el “cómo el niño aprende”. Es a partir de las formas por las cuales los educadores manifiestan sus voluntades, se relacionan, construyen y reconstruyen el mundo, y se dan cuenta en él, que basaremos nuestros procedimientos didácticos. Esto si quisiéramos tener en cuenta el bagaje de experiencias y adquisiciones que están trayendo de otras reencarnaciones.

Y no hacerlo sería un contrasentido.

A este respecto, Howard Gardner trajo una contribución sustancial al proponer la Teoría de las Inteligencias Múltiples, afirmando que los seres humanos son capaces de desenvolver, por lo menos, siete inteligencias. Su contribución es más completa y sensata que aquella tradicionalmente propuesta por Bidet, con sus test de Q.I. (coeficiente de inteligencia), que evalúan única-mente las facultades lógicas y lingüísticas del individuo.

La teoría de Gardner parte de la psicología desenvuelta y de la neuropsicología, y reconoce diferentes aspectos de la cognición. Para él, todos tenemos estas siete inteligencias, pero por razones genéticas y ambientales se presentan diferenciadas entre las personas.

Los espíritas sabemos que no es tanto el ambiente y no tanto el factor genético, que son los ascendentes espirituales del reencarnante que van predisponiéndolo más para un campo del saber de lo que para otro, más allá de sus necesidades espirituales de tener esta o aquella manifestación intelectiva cercenada temporalmente.

Haciendo un amplio estudio entre niños excepcionales, niños dichos normales y una profunda investigación de cuño antropológico sobre la evolución de la cognición, a través de los milenios, él concluyó que existían estas inteligencias.

- Inteligencia Lingüística es la habilidad para agradar, estimular, transmitir ideas y usar el lenguaje para convencer.

- Inteligencia Lógica-Matemáticaes la habilidad para reconocer problemas, resolverlos, lidiar con una serie de razonamientos, más allá de una facilidad para ordenar y sistematizar.

- Inteligencia Musicales la habilidad para reproducir sueños, timbres, ritmos, percibir temas musicales, etc.

- Inteligencia Espaciales la capacidad para percibir el mundo visual y espacial de forma precisa. Crear tensión, equilibrio en una representación espacial, manipular formas u objetos mentalmente.

- Inteligencia Cinética – es la habilidad para usar la coordinación en deportes, artes escénicos o plásticas, en el movimiento del cuerpo y manipulación de objetos.

- Inteligencia Interpersonal – es la habilidad para entender y lidiar con las emociones ajenas.

- Inteligencia Intrapersonal – es la capacidad que el individuo tiene de tener acceso a su mundo íntimo de sueños, ideas, sentimientos, discriminándolos, abriendo mano de ellos en la resolución de problemas y en la creación de algo. Esta habilidad permite aun que su portador formule una auto-imagen precisa de sí mismo.

Hay aun otra que viene siendo estudiada por ese investigador y que aun no fue divulgada oficialmente – la inteligencia espiritual.

Tales inteligencias, en la visión espírita, no son otra cosa sino el acervo de conquistas del Espíritu inmortal en su trayectoria evolutiva.

Ellas necesitan ser diagnosticadas por los educadores espíritas a fin de ser trabajadas, e incluso aquellas que no se encuentren afloradas podrán ser despertadas mediante un trabajo serio, con técnicas apropiadas para la transmisión de los contenidos espíritas y despertar de aquello que está en el interior de las almas con las cuales estamos lidiando.

Si la educación espírita, como la entendemos, es la educación del hombre integral, no hay como continuar enfatizando solamente aquello que las escuelas terrestres priorizan en sus curriculums: tenemos que volcarnos aun más en nuestros abordajes y procedimientos para la realidad imperecedera del ser, promoviendo su “desenvolvimiento armónico” como pretendía Pestalozzi.

Lo que afirmamos crece en importancia cuando tomamos contacto con tales afirmaciones de Allan Kardec (3): “En cada niño que nace, en vez de un Espíritu atrasado e inclinado al mal, que antes en ella encarnaría, vería a un Espíritu más adelantado y propenso al bien.” (Comillas de Kardec.)

Y aun añade, refiriéndose a los nuevos tiempos y las nuevas generaciones (4): “Cabiéndole fundar la era del progreso moral, la nueva generación se distingue por inteligencia y razón generalmente precoces, juntas al sentimiento innato del bien y las creencias espiritualistas, lo que constituye una señal indudable de cierto grado de adelantamiento anterior.” (Idem.)

No hay como disimular el papel relevante de la educación espírita junto a esos Espíritus que hace algún tiempo ya comenzaron a reencarnar. Son ellos los artífices de un nuevo orden social, los promotores de una revolución en los diversos campos del conocimiento humano y están renaciendo en chabolas, en los campos, en las ciudades, en todos los lugares.

Son muchas las dificultades que los educadores espíritas tienen que vencer para que un trabajo de ese porte pueda ser efectivo. Pero la mayor de ellas continúa siendo el desconocimiento del gran potencial educativo que la Doctrina Espírita encierra. Después las visiones pesimistas y apresuradas sobre la propuesta de la Escuela Espírita. Y aun las imperfecciones personales que todos cargamos y que nos impiden aglutinar con espíritu de humildad en torno de grandes proyectos e ideales.

Pero como afirmó Max Weber y con él concordamos plenamente: (5) “El hombre no habría alcanzado lo posible si repetidas veces no hubiese buscado lo imposible.”

Prosigamos entonces, todos los que creemos en el inmenso potencial educativo de la Doctrina Espírita, en nuestras actividades pedagógicas, sin desmerecer o hacer juicio de valor, en relación a los que identifican en el Espiritismo su ca-rácter puramente asistencial.

Pero recordemos que la mayor de las caridades realizada por el Divino Maestro fue la de legarnos su Evangelio, repleto de exhortaciones dedicadas para el crecimiento interior de las almas, para el trabajo de auto-educación, perseverante, solidario, racional y amoroso.

CEZAR BRAGA SAID

http://kardec.com/reformador/refjun01.pdf

 

Referências Bibliográficas:

1.  KARDEC, Allan.  O Livro dos Espíritos.  Rio de Janeiro, 80.  ed.  FEB, perg.  71, p.  78, 1998.
2.  _____.  A Gênese.  Rio de Janeiro, 38.  ed.  FEB, cap.  III, item 12, p.  75, 1999.
3.  Idem, ibidem, cap.  XVIII, item 27, p.  418.
4.  Idem, ibidem, item 28, p.  419.
5.  GAMA, Maria Clara Sodré Salgado.  A Teoria das Inteligências Múltiplas ou a Descoberta das Diferenças.  Ensaio, Rio de Janeiro, v.  1, n.  2, p.  13-20, jan./mar., Fundação Cesgranrio, 1994.

31
dic

El 2012 en el C.E. Léon Denis

by admin in León Denis

Queridos amigos,

Termina un año y es con mucha ilusión que todos y cada uno de nosotros empezamos enseguida a pensar en el que empieza con mucha esperanza. Cada año es una página en blanco que se nos entrega con el fin de que con el paso de los días, de los meses, vayamos dibujando, escribiendo e ilustrándola con nuevas adquisiciones, experiencias, aprendizajes…

Haciendo balance del 2012 me he dado cuenta de la cantidad de cosas que hemos aprendido: cuántas cosas hemos hecho juntos, cuántos encuentros y momentos fraternos hemos compartido, cuántos nuevos amigos, cuántos buenos momentos…

Empezamos el año con la llegada de la “Caravana de la Esperanza”, que todos los años nos traen Lindomar e Ileana Acevedo. Tuvimos dos día de encuentro y aprendizaje con los Grupos Espíritas de la Comunidad de Madrid. El 24 de enero Ileana nos ofreció la conferencia “El poder de la Palabra” y el domingo 5 de febrero, los Grupos Espíritas de Madrid, organizamos un seminario con el título: “La Adoctrinación de los Espíritus”, que constó de una parte teórica impartida en la mañana y una parte práctica durante la tarde.

En marzo, gracias a nuestro amigo y compañero Blas González, contamos con la visita de Fernando Espelho que, con la conferencia “Reflexiones sobre el sermón profético de Jesús”, consiguió emocionarnos a todos. Fue una tarde maravillosa.

Este mes, además, comenzamos un curso de preparación de trabajadores para la Asistencia Fraterna, servicio de los más importantes en la casa espírita, a cargo de Rosa Pérez y dedicamos la tarde de los jueves para una serie de charlas participativas bajo el título “La muerte no es el final”, en las que tuvimos la oportunidad de hablar de la muerte bajo numerosos aspectos y por supuesto, a la luz de la Doctrina Espírita.

Con la llegada de la primavera, abril y mayo nos trajeron la visita del Dr. Andrei Moreira y de D. Jorge Berrio (Presidente de la Confederación Espírita Colombiana). Los Grupos Espíritas de Madrid, organizamos varios eventos en los que tuvimos la oportunidad de crecer, aprender y participar fraternalmente. Temas como “SIDA”, “Aprendiendo a lidiar con las emociones naturales” fueron tratados por el Dr. Moreira en los diversos encuentros y organizamos un seminario y una comida fraterna con D. Jorge Berrio llegado desde Colombia. Durante la mañana desarrolló el tema de la “Obsesión” y en la tarde “Como mejorar o destruir un Centro Espírita”.

En mayo iniciamos el “Proyecto Semillas del Futuro” de Educación Espírita infanto-juvenil del Celd, compuesto por: Claudia Werdine, Pilar Miranda, Elaine Lettiere, Heraldo Nascimento, Rosa Pérez y Valle García. Empezamos con una conferencia orfrecida  por Claudia Werdine, coordinadora europea de Educación del CEI, que nos habló sobre la importancia de la educación de las nuevas generaciones bajo el título: “La propuesta de la Doctrina Espirita para la educación”. Se inicia así un nuevo periodo en nuestro centro de trabajo con los niños y las familias que se concretaría con un curso de preparación de trabajadores en todos los centros espíritas de nuestra comunidad que tendría lugar en el mes de junio con la participación de Yolanda Durán, coordinadora de esta área en la FEE, Claudia Werdine y Elaine Lettiere, psicóloga y educadora.

Además abrimos el Blog “Semillas del futuro” con artículos, aulas, manuales para educadores, etc.

 

En estos meses tomo forma también el “Rincón Solidario”, dentro del área social del CELD, que ya llevaba funcionando desde mucho tiempo atrás, con ayuda a personas necesitadas de nuestro entorno en forma de alimentos. Sus componentes: Javier Herrero, Javier Tapia, Manuel Cortés, Pilar Miranda y Joaquín Sánchez han hecho en este año un gran trabajo llevando un poquito de esperanza a los corazones.

Llega el verano en nuestra ciudad y lo hace con la nueva visita del Dr. Andrei Moreira a finales de julio y primeros del mes de agosto, junto al que se organizan varios encuentros en los que se desarrollaron temas tan importantes como “Periespíritu y salud” y “Síndrome de fobia y pánico”.

En agosto empiezan las vacaciones para muchos pero en el centro hay mucho trabajo por hacer. Durante ese mes decidimos no cerrar el centro y seguir adelante con las actividades los jueves. Mientras, nos dedicamos concienzudamente a preparar el inicio del curso de educación espírita- infantil para nuestros niños y los “Encuentros en familia, una serie de charlas mensuales para padres, educadores e interesados en general, con el fin de ofrecer esclarecimiento a la luz de la Doctrina Espírita sobre los diversos problemas que enfrentamos en la educación de los más pequeños.

Elaine Lettiere, Pilar Miranda y Heraldo Nascimento serán los educadores de los peques, desarrollando su labor con mucha ilusión, entusiasmo y ganas de llevar adelante este maravilloso trabajo.

El mes de septiembre retomamos las actividades habituales y comenzamos con una conferencia de Humberto Werdine, orador y divulgador espírita, titulada: “Reforma íntima”. Fue una manera fantástica y muy instructiva para retomar con fuerza y mucha alegría los trabajos en el León Denis y el nuevo año que teníamos por delante.

En este mismo mes asistimos con mucha ilusión a la primera charla de nuestros “Encuentros en familia” que ha tenido una muy buena aceptación.

En octubre se empezó a gestar la continuación del Estudio para la Asistencia Fraterna que daría comienzo en noviembre, en el que su coordinadora, Rosa Pérez, se basa en la extensa obra de Juana de Ángelis y el Evangelio Según el Espiritismo. Este estudio llevado adelante a través de internet nos está ofreciendo grandes oportunidades de profundizar en cada uno de nosotros, de manera de poder trasmitir en las Asistencias grandes dosis de amor y caridad a favor del prójimo.

Este mes de octubre comenzamos de la mano de nuestra compañera Cristina Matos Quiroz las traducciones al francés e inglés de nuestras aulas y manuales de Educación Espirita Infanto-Juvenil colaborando, además, con la base de datos de la Coordinadora Europea del CEI en la recopilación y traducción de material.

En noviembre recibimos en Madrid a Carlos Campetti que visitó entre otros centros CEyDE, organizado por los Grupos Espíritas de Madrid.

El año se acaba y llega diciembre, es momento de hacer balance y lo iniciamos con la visita de Divaldo Pereira Franco a nuestra ciudad, organizado por la Asociación de Estudios Espíritas de Madrid.  Después vino el Congreso Nacional que se celebró en Benidorm. Nuestra compañera Valle García participó con una conferencia titulada “Espiritismo en el Mundo Espiritual” y pasamos unos días de convivencia fantásticos. Este Congreso ha sido muy, muy especial para todos nosotros.

El 15 de diciembre tuvo lugar en el CELD el 1º Seminario de “Encuentros en Familia” cuyo título fue: “Crear un Hogar: La educación familiar es la clave”. Este seminario fue impartido por Claudia Werdine y Rosa Pérez desarrollándose varios temas sobre disciplina, el valor y responsabilidad de la familia, etc. Durante la tarde los niños trabajaron sobre la Navidad llevando adelante variadas actividades y culminando con una oración conjunta de los niños, los papás, los diversos asistentes. Se nos entregó de manos de los peques un precioso mensaje como recuerdo navideño. Pudimos también ver los trabajos que los niños habían hecho en el trimestre y disfrutar todos juntos de una merienda. Fue una tarde muy especial y emotiva que recordaremos para siempre.

Y para terminar este mes, antes de las pequeñas vacaciones, tuvo lugar el 1º Mercadillo Solidario, organizado por los miembros de “Rincón Solidario” en Madrid. La recogida de toda clase de objetos donados, la preparación, etc. fue muy intensa y estamos muy agradecidos a todos aquellos que participaron de una u otra manera. A los artesanos que colaboraron, a quienes organizaron las actividades para niños, a quienes pasaron por allí, a la AA.VV. Virgen del Cortijo por colaborar en el local y la organización, en fin, a todos vosotros sin los cuales no hubiera sido posible.

Hoy, aquí, redactando este pequeño resumen del año 2012, me he dado cuenta de la cantidad de cosas que hemos hecho pero también de cuánto nos queda aún por andar.

Los Grupos Espíritas de Madrid con sus reuniones trimestrales han hecho posible, no sólo muchos de los encuentros recogidos en este texto sino además la creación de una Biblioteca común para uso de los centros, llevar el Rincón Solidario más allá de las puertas de nuestro centro, generar ilusión, esperanza y trabajo por la unificación.

Más aún así, como digo, queda mucho por hacer: esto es una ínfima parte del trabajo que tenemos por delante.

Solo me queda dar las gracias al Maestro Jesús que tanta confianza deposita en nosotros y que aún sabiendo de nuestras carencias, defectos y dificultades siempre nos ofrece las herramientas precisas para que nos pongamos manos a la Obra invitándonos a la reforma constante, al trabajo en el bien como medio de reparar nuestros errores. Somos los obreros de la última hora y hay mucho campo por labrar. Es así que le pedimos inspiración constante para hacer siempre lo mejor, que nos acompañe y nos guíe en esta travesía, y que los espíritus bondadosos no dejen de asistirnos y guiar nuestros pasos.

¡¡¡FELIZ 2013 A TODOS!!

30
oct

El fin del Mundo

by admin in León Denis

Mucho se ha escrito sobre los tiempos que están por llegar: unos hablan del final del mundo, otros del fin de los tiempos y muchos divulgan sus
propias conclusiones, que pueden alarmar a los más incautos, instalando el pánico en las mentes que están desprevenidas en cuanto a los conceptos
y enseñanzas del Maestro Jesús.
El mundo no va a acabar en 2012, ni en 2019, ni en 2057, ni siquiera, en 2100. Estas fechas aparecen siempre en internet. ¿Y por qué estas fechas?

En cuanto al 2012, porque el calendario de los Mayas no tiene más continuidad después de diciembre de este año.
La fecha del 2019 porque se cumplirán los 50 años de la llegada del hombre a la Luna; el 2057 porque sería el 200 aniversario de la publicación del LIBRO DE LOS ESPÍRITUS por Allan Kardec y el 2100 porque sería el inicio del nuevo siglo. Todas ellas son fechas especulativas y sin fundamento doctrinario ninguno.

Afirman también, algunos espíritas, que Chico Xavier había dicho que la fecha del fin del mundo sería el 2019. No leí todos los textos y entrevistas, pero leí varias y en ninguna vi a Chico especificar fechas de acontecimientos extremos. Y si Chico se hubiera referido en algún momento al 2019, ciertamente, y con toda seguridad, él no se hubiera referido al fin del mundo, pues Chico era intuido todo el tiempo y un fiel seguidor de Kardec; nunca hablaría algo que pudiera contradecirle.

La Génesis de Kardec, en el capítulo 18, ítem 27, nos dice claramente: La Tierra, nos dicen los Espíritus, no habrá de transformarse por medio de un cataclismo que aniquile de súbito una generación. La actual desaparecerá gradualmente y la nueva le sucederá de igual modo, sin que haya cambio alguno en el orden natural de las cosas. Es importante entender la frase anterior pues envuelve muchos puntos importantes.

Primero: no habrá cataclismos que aniquilen una generación. Podrá haber cataclismos menores, que aniquilen millares de personas, y al mismo tiempo despierten en la población la solidaridad y el compromiso del mundo con el sufrimiento de aquellos
directamente envueltos en la catástrofe. El resultado será una atmósfera de comprensión, solidaridad, piedad y caridad, que envuelva los corazones humanos, elevando momentáneamente así mismo el psiquismo de toda la humanidad.

Segundo: La transformación del planeta es gradual y continua, lo que significa que las reencarnaciones aquí serán más selectivas.

Quien está, reencarnación tras reencarnación, trabajando para el mal y no reformándose, repitiendo curso continuamente, no volverá más a encarnar aquí. Serán sustituidos por espíritus más dóciles, más inclinados al bien. Es así que Kardec nos muestra en las citas de abajo y también en el ítem 20 del mismo capítulo, sabiamente titulado “Los tiempos son llegados”:

La generación que desaparece llevará consigo los errores y prejuicios; la generación que surge templada en la fuente más pura, imbuida de ideas más sanas, imprimirá al mundo ascensional movimiento en sentido del progreso moral que señalará la nueva fase de la evolución humana.

Kardec nos esclarece al respecto de esa nueva generación de Espíritus que habitarán la Tierra en el ítem 27 del mismo capítulo: Todo, pues, se establecerá exteriormente, como suele suceder, con la diferencia capital de que una parte de los espíritus que encarnaban en la Tierra ya no volverán a encarnar. En cada niño que nace, en vez de un espíritu atrasado e inclinado al mal, que antes en ella encarnaría, vendrá un espíritu más adelantado y propenso al bien.
Y podemos ver hoy que esto ya está ocurriendo. ¿Quién no conoce a algunos niños ya diferentes de otros, mucho más dóciles, comprensivos y tolerantes? Estos son, ciertamente, parte de esa generación nueva que Kardec decía.
Es importante resaltar que no se puede rotular a esta generación de niños índigo o niños cristal como se oye aquí y allá. La generación nueva e inclinada al bien sustituye a aquella generación que “repite curso” continuamente.

La transición de la Tierra hacia un Mundo de Regeneración ya se inició y se está intensificando. Varios libros importantes hablan de este tema y el libro de Divaldo Pereira Franco, “Transición Planetaria”, enmarca esta cuestión.

Muchos Espíritus luminosos están reencarnando en la Tierra, otros están próximos a reencarnar y hay otros, que sin ser luminosos, pero si trabajadores del bien, también reencarnaran y continúan llegando, año tras año. Los niños de la nueva generación, aquellos inclinados al bien, están llegando a ritmo acelerado. El mundo está mejor y no peor.

Hay más luz y, por tanto, más claridad. Con más luz se ve más la suciedad y el polvo que hay en los rincones. Las catástrofes, las enfermedades, las guerras y las grandes corrupciones ocurrieron siempre. ¿Quién no conoce la gripe española que diezmó, entre 20 y 40 millones de personas, la población en pleno inicio del siglo XX? ¿Y de la peste negra que mató entre 25 y 75 millones de personas en la Europa del siglo XIV?
Ciertamente hubo grupos de personas y de religiosos que decían que el mundo se estaba acabando. Imagine si hubiera existido internet en la época… centenas y aún miles de catastrofistas habrían pregonado el fin del mundo y dirían que las señales del fin de los tiempos eran visibles.
¿Y la erupción del Volcán Krakatoa, en Indonesia en 1883, que provocó olas tsunami de más de 40 m (la de Fukushima alcanzó 14) y mató más de 37.000
personas de una región poco poblada? Estudios actuales confirman que si una erupción así ocurriera allí mismo, hoy, parte de la población mundial sucumbiría.

¿Sería esta una señal del fin del mundo?

Claro que ocurrirán catástrofes menores, forman parte de la trayectoria del planeta alrededor del sol y de otros astros celestes. Son fenómenos físicos, utilizados como herramientas de la Espiritualidad Superior, para que el mundo físico mejore espiritualmente.
Se habla muy mal de internet, pero trae mucha luz: corrupciones son identificadas, acuerdos nefastos son hechos públicos, gobiernos tiranos son expuestos, dictadores y fascistas denunciados… la indignación por situaciones como estas se difunde. ¡Y es más Luz que tenemos! ¿Cuántas cosas buenas ella nos trae? ¿Cuántos mensajes consoladores? Internet acorta la distancias entre los seres queridos separados por miles de kilómetros.

Otros catastrofistas y divulgadores del fin del mundo hablan de una guerra nuclear que arrasará el planeta. Los gobiernos de los países que poseen armas nucleares saben que no pueden utilizarlas. Sería una aniquilación mutua. Las armas modernas, compuestas de hidrógeno, pueden ser muy
destructivas, tecnológicamente complejas de desarrollar, lo que facilita la detección de cualquier movimiento al respecto.

Existen también acuerdos internacionales y organismos serios de desarme nuclear como la CTBTO, Comisión preparatoria para la Organización del tratado de eliminación de cabezas nucleares, con sede en Viena, y que hace parte de la ONU.

Veamos lo que Kardec dice al respecto, en el ítem 21 de la misma obra: Esa fase ya se revela por señales inequívocas, intentos de reformas útiles que comienzan a encontrar eco. Así es que vemos fundarse una inmensidad de instituciones protectoras, civilizadoras y emancipadoras, bajo el influjo e iniciativa de hombres evidentemente predestinados a la Obra de Regeneración.
¡Kardec habló ya de esto en 1888!

Muchas personas dicen que Jesús pregonó el Fin del Mundo, y utilizan pasajes del Evangelio al respecto, principalmente los capítulos 24 y 25 de Mateo, el capítulo 13 de Marcos o el capítulo 21 de Lucas, todos ellos conocidos como: Sermones proféticos.
Se dan grandes problemas de interpretación debido a las traducciones realizadas, que obedecen a los intereses de quien las encargó.
Hay varios libros al respecto y uno de los más interesantes lleva por título, ¿De quién es esta palabra? (Bart D.Ehrrman), y que en inglés se titula: Whose word is it? Esta obra muestra, claramente la manipulación de las traducciones por los poderosos de la época.

Veamos pues, el versículo 3 de Mateo, correspondiente al capítulo 24, que es muy utilizado por los propagadores del Fin del Mundo, y que encontramos traducido de muchas maneras: Señor, ¿cuándo sucederá el fin del mundo? (versiones brasileñas); ¿Cuándo acontecerá la consumación de los tiempos? (versión brasileña de la biblia de Jerusalén); ¿Cuándo será el fin de la historia? (Biblia latina, en español); ¿Cuándo será el fin de esta era? (New American Bible); ¿Cuándo será el fin de estas eras? (Biblia Inglesa Revised Standard Version); ¿Y cuándo será la consumación de los siglos? (Vulgata Latina, principal fuente de referencia para traducciones).
Como podemos ver la interpretación de las traducciones llega a conclusiones catastróficas…¿o no?

Hay interpretaciones para todos los gustos, pero lo que me fascina son las enseñanzas de la Última Cena y del Sermón de la Montaña, en las que Jesús decía que enviaría un Consolador, una abogado para estar con los Apóstoles y seguidores para siempre, además de las orientaciones sobre quienes heredarían la Tierra: los mansos y pacíficos, los puros de corazón.

La receta está ahí: tenemos que trabajar siempre la reforma interior combatiendo las malas hierbas del pasado, extirpando las llagas del egoísmo, de la envidia, del orgullo, de la tristeza, de laira, que son cánceres en nuestra alma. Cuando realmente iniciamos este trabajo de extirpación es cuando comenzaremos a tener ojos para ver y oídos para oír. No podemos dejarlo para mañana, tenemos que comenzar ahora. Y quién ya comenzó tiene
que acelerar ese trabajo.

No habrá Fin del Mundo, no habrá choque de cometas, ni oscuridad total. Hay un fin de ciclo, de era. Ciclo de maldad que será substituido por un ciclo de amor y de esperanza. La transición para un planeta de regeneración ya comenzó. Si vamos a participar y a volver como miembros de la generación nueva, como Kardec dice,… bien, esto va a depender de cada uno. Hagamos nuestra parte ahora.

Humberto Werdine
O Clarim
http://www.oclarim.org/site/_pages/ler.php?idartigo=2934

24
may

Evaluese a sí mismo

by admin in León Denis

UNA OBSERVACIÓN IMPORTANTE

¿Qué es reformar?
Es restituir o restablecer la organización primitiva.

¿Qué es la transformación?

Es el acto o efecto de transformar o de ser transformado. Es una alteración, modificación o un cambio de una forma en otra. Puede ser una evolución o mutación más o menos lenta de cualquier cosa.

¿Qué es la modificación?

Es el acto o efecto de transformar. Es cambiar el modo de ser de cualquier cosa. Es una transformación de una cosa sin perjuicio de la esencia.

¿Qué es la alteración?
Es el acto o efecto de modificar el estado normal de alguna cosa. Puede ser, también, el acto de disociar o degenerar alguna cosa.

Así, adoptamos la palabra transformación por encontrarla más adecuada a lo que se refiere a los cambios comportamentales.

TRANSFORMACIÓN ÍNTIMA, ¿QUÉ ES LA TRANSFORMACIÓN ÍNTIMA?
Es un proceso continuo de autoanálisis, de conocimiento de nuestra intimidad espiritual, liberándonos de nuestras imperfecciones y permitiéndonos alcanzar el dominio de nosotros mismos.

¿QUÉ PODEMOS HACER PARA TRANSFORMANOS INTIMAMENTE?

Se puede y se deben sustituir nuestros defectos como por ejemplo, el Egoísmo o Personalismo, el Orgullo, la Envidia, los Celos, la Agresividad, la Maledicencia y la Intolerancia por virtudes, tales como Humildad, Caridad, Resignación, Sensatez, Generosidad, Afabilidad, Tolerancia, Perdón, etc.

¿CUÁNTO TIEMPO PODRÁ LLEVAR PARA QUE TALES CAMBIOS OCURRAN?
El tiempo no importa, lo que importa es el esfuerzo continúo que se hace para alcanzar la Transformación Íntima (“Se reconoce al verdadero Espírita por su transformación moral, y por los esfuerzos que emplea para domar sus malas inclinaciones”. Allan Kardec  en El Evangelio Según el Espiritismo, capítulo XVII, Sed Perfectos). No se trata de esfuerzo físico, sino de una firme contención de espíritu, de un empeño que no sufra excesiva solución de continuidad. “Excesiva”, porque, en verdad, tampoco podemos estar “continuamente” empeñados en la transformación de nosotros mismos.

Debe haber, esto sí, una persistencia de propósito, y a esta persistencia la llamamos esfuerzo. En otras palabras, no es buen síntoma abandonar una actividad o desviar la energía para un curso de acción más fácil, a la primera señal de dificultad.

La referencia del esfuerzo es en este sentido: continuidad, persistencia en base a las dificultades. Incluso que en el día a día de la impresión de que no hubo ningún cambio, no se debe desanimar ni abandonar el propósito de la transformación. Por eso debemos decir que este esfuerzo es para toda la vida. Estudiar el Evangelio de Jesús, oír sugestiones de personas experimentadas, asistir a conferencias, leer artículos y libros referentes a este asunto nos llevará a aprender aun más, y así auxiliarnos en la identificación de los defectos que nos afectan en cada situación de la vida y aprender poco a poco la práctica de las virtudes que van a sustituirlos.

¿CÓMO HACERLO?

El Conocimiento de sí mismo es el primer paso para nuestra Transformación Íntima, y San Agustín en respuesta a la prg. 919ª de El Libro de los Espíritus nos ofrece una excelente receta para esto:

“Cuando estéis indecisos sobre el valor de una de vuestras acciones, indagad cómo la calificaríais, si fuera practicada por otra persona. Si la censuráis en otros, no la podréis tener por legítima cuando fuerais su autor, pues  Dios no usa dos medidas en la aplicación de Su justicia.

Procurad también saber lo que de ella piensan vuestros semejantes y no despreciéis la opinión de vuestros enemigos, por cuanto estos ningún interés tienen en enmascarar la verdad, y Dios muchas veces los coloca a vuestro lado como un espejo, a fin de que seáis advertidos con más franqueza de lo que haría un amigo.

Indague, consecuentemente, a su conciencia, aquel que se sienta poseído del deseo serio de mejorarse, a fin de extirpar de sí las malas tendencias, como de su jardín arranca las hierbas dañinas; de balance en su día moral para, a ejemplo del comerciante, que evalúa sus perdidas y sus beneficios y yo os aseguro que la cuenta de estos será más abultada que la de aquellas. Si puede decir que fue bueno su día, podrá dormir en paz y aguardar sin recelo el despertar en la otra vida.

Formularéis, pues, de vosotros para con vosotros, cuestiones nítidas y precisas y no temáis multiplicarlas. Justo es que se pierdan algunos minutos para conquistar una felicidad eterna.

¿No trabajáis todos los días con el intento de juntar haberes que os garanticen reposo en la vejez? ¿No constituye ese reposo el objeto de todos vuestros deseos, el fin que os hace soportar fatigas y privaciones temporales? ¡Pues bien! ¿Qué es ese descanso de algunos días, turbado siempre por las enfermedades del cuerpo, en comparación con lo que espera el hombre de bien? ¿No valdrá éste otro la pena de algunos esfuerzos? Sé que hay muchos que dicen ser positivo el presente e incierto el futuro. Ahora, esta  es exactamente la idea que estamos encargados de eliminar de vuestro interior, ya que deseamos hacer que comprendáis ese futuro, de manera que no restéis ninguna duda en vuestra alma.”

Tenemos la tendencia natural de justificar siempre nuestros defectos con racionalismos. Son artimañas y tramas inconscientes. Por tanto, procuremos conocer a fondo esos defectos en todas sus particularidades, y en cómo ellos nos afectan, localizando las ocasiones en que estamos más vulnerables a su manifestación. Procuremos entonces no apartarnos de esos procedimientos y buscar herramientas adecuadas para sustituirlas en nuestro comportamiento.

Vea estas sugestiones de Benjamín Franklin en su Autobiografía, tal como escribió y en el orden que les dio.

Temperancia – No coma hasta el embotamiento; no beba hasta la exaltación.

Silencio – No hable sin provecho para los otros o para sí mismo; evite la conversación fútil.

Orden – Tenga un lugar para cada cosa; que cada parte del trabajo tenga su tiempo seguro.

Resolución – Decida ejecutar aquello que debe; ejecute sin falta lo que decidió

Frugalidad – No haga dispendios sin provecho para los otros o para sí mismo; o sea, no desperdicie nada.

Diligencia – No pierda tiempo; esté siempre ocupado en algo útil; dispense toda actividad innecesaria.

Sinceridad – No use artificios engañosos; piense de manera recta y justa, y, cuando hable, hable con sentido.

Justicia – A nadie perjudique por un mal juicio, o por la omisión de beneficios que son un deber.

Moderación – Evite los extremos; no nutra resentimiento por injurias recibidas tanto en cuanto juzga que lo que merecen los injuriadores.

Aseo – No tolere la falta de aseo en el cuerpo, en el vestir, o en la habitación.

Tranquilidad – No se perturbe por cosas triviales, accidentes comunes o inevitables.

Castidad – Evite la práctica sexual si no es para la salud o procreación; nunca llegue al abuso que lo debilite, ni perjudique a su propia salud, o la paz de espíritu o la reputación de otros.

Humildad – Imite a Jesús y Sócrates.

LA IMPORTANCIA DE LAS CAÍDAS

Un punto importante es que necesitamos contar con las caídas, hasta que crezcamos espiritualmente, al final somos como niños aprendiendo a andar, y son las caídas que fortalecen nuestra voluntad, y nos enseñan a tener perseverancia.

Somos aquello que conseguimos realizar y no aquello que prometemos. A través de las caídas aprendemos más sobre nosotros mismos y podemos perfeccionar el modo de evitarlas. Pero si caemos porque nos falta voluntad de acertar estaremos en el camino descendente y, de caída en caída, nos debilitaremos.

El niño aprende a andar porque está determinado a hacerlo. Entonces, no nos desanimemos nunca, levantémonos después y sigamos adelante con  tranquilidad, sin martirizarnos, con conocimiento de causa, en la firme determinación de no equivocarnos más.

CONCLUSIÓN

A cada minuto de nuestra vida, antes de iniciar ninguna acción, hagamos este ejercicio de preguntarnos siempre:

¿Esto que estoy haciendo ahora sería bien aceptado por Dios o por mi conciencia?

Si lo fuera; el procedimiento es correcto; si no lo fuera debemos continuar inmediatamente lo que íbamos a hacer y no pensar más en eso.

“Aquel que todas las noches, evocase todas las acciones que practicó durante el día y se preguntase a sí mismo el bien o el mal que hubiera hecho, rogando a Dios y a su ángel guardián que lo esclarezca, gran fuerza adquirirá para perfeccionarse, porque, creedme, Dios lo asistiría.

Dirigid, pues, a vosotros mismos preguntas, interrogaos sobre lo que habéis hecho y con qué objetivo procedéis en tal o cual circunstancia, sobre si hicisteis alguna cosa que, hecha por otros, censuréis, sobre si cometisteis alguna acción que no osaréis confesar. Preguntad aun más: ¿Si agradase a Dios llamarme en este momento, tendría que temer la mirada de alguien, al entrar de nuevo en el mundo de los Espíritus, donde nada puede ser ocultado?

Examinad lo que pudisteis haber obrado contra Dios, después contra vuestro prójimo y, finalmente, contra vosotros mismos. Las respuestas os darán, o el descanso para vuestra conciencia, o la indicación de un mal que necesite ser curado”. - (San Agustín, en El Libro de los Espíritus, preg. 91)

El auto-análisis permite que alienemos nuestras acciones y pensamientos en la dirección de las correcciones que necesitamos realizar, para que ajustemos nuestros actos de acuerdo con las enseñanzas del Maestro, tanto en relación con Dios como en relación a nuestro prójimo.

A través del esfuerzo propio y del ejercicio repetido en dirección a las buenas causas, sedimentaremos en nosotros el propio Bien.

Este proceso es arduo, así necesitaremos de mucho coraje, perseverancia y determinación para realizarnos. Dios asiste y auxilia siempre, pero necesitamos hacer nuestra parte si deseamos verdaderamente mejorar.

Envistamos nuestro interior y procuremos mejorar nuestro espíritu eterno, transformando lo que esta sociedad transitoria estableció como “normal” para nosotros. Luchemos el buen combate y no la lucha mezquina de los materialistas. La humanidad continuará aun por muchos siglos como es ahora, pero nosotros, que ya estamos dispuestos a los cambios de actitud, que ya sentimos el amor enseñado por la Doctrina Espírita, ya somos conscientes de la realización de nuestra evolución espiritual, que ya comenzamos a comprender las palabras de nuestro gran Maestro Jesús, podemos hacer nuestra pequeña parte viviendo la solidaridad en el más alto grado que es la caridad y realizar la transformación en el interior de cada uno, haciendo la Alquimia moderna de transformar el metal en oro.

Referências:
O Livro dos Espíritos – Allan Kardec
O Evangelho Segundo o Espiritismo – Allan Kardec
Reforma íntima (artigo) – Paulo Antonio Ferreira – http://home.ism.com.br/~pauloaf/
Manual Prático do Espírita de Ney Prieto Peres, da Editora Pensamento.
Fundamentos da Reforma Íntima – Abel Glaser pelo Espírito Caibar Schutel, da Editora O Clarim.
Reforma Íntima (artigo) – João Batista Armani – http://www.espirito.org.br/portal/palestras/diversos/reforma-intima.html

 

Escribe: Elio Mollo

Colaboró en el desarrollo ortográfico de este texto María Luiza Palhas

12
may

Del átomo al ángel: la evolución del principio inteligente I

by admin in León Denis

Nace nuestro Universo Hace 13,7 billones de años, todo lo que existía estaba concentrado en un sólo punto, que un científico denominó de átomo primitivo o huevo cósmico. Su tamaño era trillones y trillones de veces más pequeña que la cabeza de un alfiler; era rico en energía altamente condensada, a punto de su calor ser de billones y billones de grados Celsius. De repente, sin que se pueda saber por qué, él se infraccionó al tamaño de una manzana. Y entonces explotó, expulsando violentamente en todas las direcciones la energía y los contenidos en él contenidos.

Esa energía se condensó fuertemente y produjo las partículas elementales de la materia. En los primeros tres minutos, esas partículas formaron los átomos y de ahí el hidrógeno y el helio, los elementos químicos más simples y los más abundantes del universo.

Mientras tanto, la energía expulsada, junto con las partículas elementales, formó una inconmensurable nube que se expandió más y más. Lentamente, tras un gran expulsión en todas las direcciones, ella comenzó a enfriarse y ganar densidad. De este proceso se formaron las grandes estrellas rojas.

Ellas funcionaron por algunos billones de años, como hornos ardientes dentro de las cuales ocurrieron explosiones atómicas de magnitud extraordinaria. Allá se forjaron los principales elementos que están presentes en todos los seres: el hierro, el carbono, el oro, finalmente los 92 elementos básicos que componen todos los seres y cada uno de nosotros. De la muerte de una de esas estrellas se formaron nuestra galaxia, y nuestro Sol y el planeta Tierra.

Lo expuesto arriba es lo que los científicos denominaron el Big-Bang, o sea, la gran explosión.

¿Y Dios con eso?

El problema de Dios aparece cuando se colocan las siguientes cuestiones: ¿Qué había antes del comienzo? ¿Quién dio el impulso inicial? ¿Quién sostiene el Universo como un todo y todos los seres para que continúen existiendo y desarrollándose?

¿Nada? Más de la nada, nada puede venir.

Antes del Big-Bang, existía Dios, que existe de toda la eternidad.

Existieron también muchos otros universos, pues Dios jamás estuvo inactivo. Esos universos fueron creados por su voluntad, cumplieron su papel (campo de desarrollo del Espíritu) y tuvieron su materia colapsada, para resurgir después, cual la legendaria ave mitológica, Fénix, que renacía de las propias cenizas. Pues un mundo formado desaparece y la materia que lo compone se renueva.

Esa teoría encuentra resonancia en el pensamiento del Espíritu André Luiz: Semejantes mundos sirven a la finalidad a que se destinan, por largas eras consagradas a la evolución del Espíritu, hasta que, por la sobre-presión sistemática, sufran el colapso atómico por el cual se transmutan en astros cadaverizados. Esas esferas muertas, sino vuelven la nuevas directrices de los Agentes Divinos, que disponen sobre la desintegración de los materiales de superficie, dando ensayo a que los elementos comprimidos se liberen a través de una explosión ordenada, surgiendo nuevo acervo corpuscular para la reconstrucción de las viviendas celestes, en las cuales la obra de Dios se extiende y perpetua, en su gloria creativa.

Pronto el universo, el principio espiritual podrá iniciar la larga marcha rumbo a la perfección relativa que le es destinada.

Al tiempo que viene creando, desde toda la eternidad, mundos materiales, Dios ha creado, desde toda la eternidad, seres espirituales. Si así no fuera, los mundos materiales carecerían de finalidad.

Los mundos materiales tendrían que suministrar a los seres espirituales elementos de actividad para el desarrollo de sus inteligencias.

Nace el principio inteligente

La razón de ser del Universo es el desarrollo del Espíritu humano. Pronto el Universo, el principio inteligente podrá iniciar su larga marcha rumbo a la perfección relativa que le es destinada.

Dios renueva a los seres vivos como renueva los mundos.

Indestructible, el principio espiritual se elabora en las diferentes metamorfosis que sufre, estacionandose en los reinos mineral, vegetal y animal, antes de adquirir la razón e identificarse con la humanidad.

En cuanto al origen del principio inteligente nada sabemos.

Según algunos, se trata de una emanación de la Divinidad.

Las propiedades sui generis que se reconocen al principio espiritual prueban que él tiene existencia propia, pues que si su origen estuviera en la materia, aquellas propiedades le faltarían, desde que la inteligencia y el pensamiento no pueden ser atributos de la materia.

A nuestros ojos no tiene una forma determinada, puede ser comparado a una llama, una claridad o una centella etérea, cuyo color varía del oscuro al brillo del rubí, conforme su pureza; con alta capacidad de proporcionar impulsos y abrigar experiencias que se transforman en estructuras definitivas y cada vez más complejas.

Fue creado simple, ignorante, pero dotado de perfectibilidad. Simple, porque único, formado de una sola parte, homogéneo. Ignorante porque sin conocimiento, experiencia y adquisiciones. Perfectible porque dotado de la potencialidad del progreso, de un proyecto íntimo de desarrollo, de un propósito en el sentido de haber un movimiento en la dirección de más diversidad, complejidad y cooperación.

El principio inteligente se viste de materia

Creado, debería conectarse la materia, lazo que prende el Espíritu e instrumento de que este se sirve y sobre el cual, a la vez, ejerce su acción. Esa conexión se da a través de la formación de un campo de influencia no física. Semejante al campo gravitacional, o al campo electromagnético (el imán atrayendo las virutas del hierro), el campo creado por el principio inteligente será una zona de influencia donde él irá a comandar la unificación de los átomos y la elaboración de la vida en los diferentes reinos de la naturaleza. Pero el elemento espiritual es un ser indefinido, abstracto, que no puede tener acción directa sobre la materia, siéndole indispensable un intermediario. Con el principio inteligente, por lo tanto, nace un envoltorio sutil, fluídico, el cual, de cierto modo, forma parte integrante de él. Como toda materia, ese campo de energías sutilísimas es extraído del fluido cósmico universal, la energía primitiva del universo, que, en esa circunstancia, sufre una modificación especial.

Ese envoltorio fluídico va a perfeccionarse paso a paso con el principio inteligente, constituyéndose, oportunamente en el cuerpo espiritual (periespíritu).

En el reino mineral, la atracción

El principio inteligente, se conecta, entonces, a través de su envoltorio de energías sutiles, la materia recién formada, a los átomos, y partículas subatómicas, preparándose para elaborar en sí mismo el principio de la atracción, primera adquisición del principio inteligente, mientras aún no es el reino mineral.

La Ley de atracción rige los elementos intra-atómicos, fuerzas muy poderosas, mantienen unidas las sub-partículas atómicas. En ese largo estadio junto al reino mineral, el principio inteligente adquiere la capacidad de unir, aglutinar, atraer, que le será de inestimable valor en el futuro.

La vida surge en la Tierra

El largo estadio junto al reino mineral capacitó al principio inteligente en el arte de unir, aglutinar, agregar. Él se encontraba, ahora, apto a avanzar en su auto-elaboración, adquiriendo otras propiedades: irritabilidad, sensibilidad, memoria, instinto, etc. Él haría eso en los millones de años en que iría a estacionar en el reino vegetal y animal.

El planeta se encontraba listo para recibir la vida y el principio inteligente apto a actuar en la reunión de los elementos químicos que daría nacimiento a las primeras formas de vida en la Tierra.

La Tierra se había formado de la condensación de la materia diseminada en el espacio. La explosión de una estrella roja (supernova) lanzó una nube de gas y de elementos por doquier. Lentamente, esos gases ganaron consistencia por fuerza de la gravedad. Nació el Sol que consiguió atraer a su alrededor los planetas que se formaron a partir de los detritos de la explosión anterior. Uno de esos planetas era la Tierra. Eso fue hace cerca de 4,6 billones de años.

Durante 800 millones de años la Tierra permaneció como un mar de fuego debido a su origen estelar y a los meteoros que caían brutalmente sobre ella, pero poco a poco fue creando una superficie que le facilitó el enfriamiento. La distancia adecuada del Sol y el equilibrio creado por la gravedad que retenía los líquidos crearon las condiciones del surgimiento de una atmósfera, capaz de acoger la vida.

Según una hipótesis, hace 3,8 billones de años, gases de la atmósfera primitiva (metano, amonio, Hidrógeno, y vapor de agua), en un ambiente donde predominaban descargas eléctricas y rayos ultravioletas, culminaron en la formación de los aminoácidos y bases nitrogenadas, unidades básicas de las proteínas y de los ácidos nucleicos (ADN y RNA). Con las moléculas esenciales a la vida, envueltas por delicada capa lupídica nacían las bacterias primitivas.

Los cuerpos de los seres vivos se formaron por la reunión de las moléculas elementales, en virtud de la ley de afinidad, a medida que las condiciones de la vitalidad del globo fueron propicias a esta o a aquella especie.

De acuerdo con otra hipótesis, las primeras formas de vida, o las moléculas químicas esenciales a la vida, vinieron para la Tierra, de otras regiones del universo.

Sea correcta una u otra hipótesis, eso no se dio por fuerzas ciegas del acaso. El principio inteligente allí se encontraba, con su poderoso campo magnético, creando las condiciones para que las reacciones químicas se verificaran de forma a permitir la eclosión de la vida.

El Divino Escultor

En la dirección de todos los fenómenos de nuestro sistema existe una comunidad de Espíritus Puros, en cuyas manos se conservan las poderosas directoras de la vida. Jesus es uno de los miembros de esa comunidad.

Con sus ejércitos de trabajadores dedicados estatuyó las normativas de los fenómenos físicos de la Tierra, organizándole el equilibrio futuro en la base de los cuerpos simples de materia, Organizó el escenario de la vida, creando lo indispensable a la existencia de los seres del porvenir. Hizo la presión atmosférica adecuada al hombre, estableció la capa de ozono, para que filtrase convenientemente los rayos solares.

Y finalmente, los artistas y técnicos de la espiritualidad mayor, bajo la asistencia amorosa de Cristo, colaboraron en la edificación del mundo de las células, la construcción de las formas organizadas e inteligentes de los siglos venideros, culminando con la aparición de los primeros homínidos, con el córtex cerebral complejo hombre hace 3 millones de años.

Referencias:

  1. A Caminho da Luz, cap. I, Emmanuel/Chico Xavier.
  2. A Evolução Anímica, Gabriel Delanne.
  3. A Gênese, cap. XI.
  4. Breve história de quase tudo, Bill Bryson.
  5. Criação Imperfeita, Marcelo Gleiser.
  6. Evolução em dois mundos, André Luiz/Chico Xavier.
  7. Iluminação Interior, Joanna de Ângelis, cap. I.
  8. O Consolador, Emmanuel/Chico Xavier, pergunta 79.
  9. O Livro dos Espíritos, itens 8, 21, 22-a, 25, 38, 39, 41, 88, 88-a, 115, 540, 728-a.
  10. O Relojoeiro Cego, Richard Dawkins.
  11. O Tao da Libertação, Mark Hathaway e Leonardo Boff.

Autor: Ricardo Baesso de Oliveira

Edición 259 – 6 de mayo del 2012

REVISTA O CONSOLADOR

Enviado por Isy

24
abr

Acción de los obsesores en los Centros Espíritas

by admin in León Denis

“(…) Los que ocasionan perturbaciones no se encuentran solamente en medio de ellas (de las Sociedades y de las reuniones), sino también en el mundo invisible. Así como hay Espíritus protectores de las asociaciones, de las ciudades y de los pueblos, los Espíritus malhechores se unen a los grupos, del mismo modo que los Individuos. Se unen, primeramente, a los más débiles, a los más accesibles, procurando hacerlos sus Instrumentos y gradualmente van envolviendo los conjuntos, por eso que tanto más placer maligno experimentan, cuanto mayor es el número de los que  caen   bajo el yugo.”

(El Libro de los Médiums, Allan Kardec, item 340.)

Interesados en proseguir usufructuando de los vicios y de lo que consideran placeres, gran multitud de Espíritus todo hacen para impedir cualquier esfuerzo que busque liberar al ser humano de la inferioridad.

A través de los encarnados, tienen esos Espíritus posibilidades de sustentar el intercambio de energías desequilibrantes. Por eso, luchan por mantener las posiciones conquistadas junto a los hombres, como también se empeñan en impedirles la renovación para el bien.

Bajo ese aspecto, toda y cualquier actividad noble que tenga por objetivo librar a las criaturas humanas del yugo de las pasiones inferiores será objeto de sus envestidas, a fin de proporcionarle el desenvolvimiento. Natural es pues, que los Grupos Espíritas que lidian directamente con esos hermanos desencarnados sean blanco de su asedio, que se muestra especialmente intenso.

Todos nosotros, luchadores de la desobsesión, no ignoramos que somos vigilados atentamente por los obsesores. Al unirnos a algún caso de obsesión, automáticamente pasamos a recibir las vibraciones negativas de los perseguidores invisibles, que están actuando en el área bajo nuestro interés. Somos así investigados, analizados, acompañados. Meticulosamente examinados, ellos evalúan nuestra posición espiritual, la sinceridad de nuestros propósitos, la perseverancia en el bien, el esfuerzo que estamos empleando para mejorar y, está claro, las brechas que presentamos. Nuestros fallos y deficiencias son observados y aprovechados por ellos. Tienen incluso la intención declarada de sacarnos del camino, empleando, para alcanzar tal intento, todas las armas de que disponen.

Si estuviésemos invigilantes, descuidados, ofreciéndoles campo a las mentes desequilibradas que se acercan a nosotros y, encontrando desguarnecidas de nuestras defensas, tendrán posibilidades concretas de conseguir nuestro alejamiento y de regocijándose con nuestra caída. Muchos son los medios usados por los obsesores, casi todos ellos bastante estudiados, pues ya sabemos que su acción es organizada. Usan de varias técnicas, induciendo en los integrantes de los grupos las ideas que elaboran. Usan, por ejemplo, la idea del comodismo para apartar a las personas de las reuniones, generando argumentos del tipo; “las reuniones son buenas, pero hoy yo no voy porque trabajé mucho”; “yo ya produje mucho en las reuniones, por esto faltar hoy no hace mal”; “yo soy muy asiduo, todo el mundo falta, menos yo”; “estoy cansado, voy a orar en la casa, hace el mismo efecto”, etc.

Procuran diseminar la desconfianza entre los participantes, dando origen a pensamientos de este orden; ¿será que hablaron esto para mí?”; “pienso que están insatisfechos conmigo”; “creo que no confían en mí mediumnidad”, etc. Son muchos, como es fácil de imaginar, los recursos empleados, resaltando también las maniobras en el sentido de agudizar el amor propio, la susceptibilidad, el personalismo, el apego a los puntos de vista personales, la vanidad y toda la cohorte de deficiencias que avasallan al ser humano.

La acción de esos obsesores, lógicamente, no queda circunscrita a los grupos mediúmnicos. Ella se extiende en busca de terreno fértil y lo que fue dicho para las reuniones vale igualmente para todo el movimiento espírita. Esa es la razón por la cual los Benefactores Espirituales no se cansan de alertarnos, reiterando cada día los apelos a nuestra reforma íntima. La mayoría de nosotros aun somos bastante teóricos, sabiendo de memoria páginas, citaciones, libros, pero consiguiendo poco  vivir las enseñanzas adquiridas.

Los perseguidores son conscientes de eso. Saben perfectamente como nos resulta difícil vencer las pasiones que nos esclavizan, sobre todo en las circunstancias del día a día. Es a través de esas pequeñas brechas que intentan debilitar nuestras disposiciones más nobles. Y, cuando sintonizamos en fajas inferiores, envueltos por esas vibraciones, tropezamos con los problemas de que otros compañeros son portadores, dejando que nuestra inferioridad contumaz asome, surgiendo, en consecuencia, los roces, las riñas, las divergencias difíciles de ser superadas.

No estamos queriendo decir que no deba haber divergencias. Estas son normales, lo que deseamos aclarar es que debemos vencer el apego a los puntos de vista y opiniones personales, los celos y las idiosincrasias que perturban el entendimiento, la fraternidad, la unión. Y no tengamos dudas: de eso se aprovechan los obsesores para fomentar la cizaña.

Es admirable, bajo todos los aspectos, la presciencia de Kardec a ese respecto. Profundo conocedor del alma humana, nos legó preciosas advertencias a las cuales deberíamos estar atentos y, sobre todo, siempre predispuestos a atenderlas. Es de lo que trata el magistral capítulo 29 de “El Libro de los Médiums” – que por si sólo es una base de enseñanzas tan oportunas y actualísimas que se diría haber sido escritas en los días de hoy.

Nuestra preocupación, pues, debe ser la de sentir y vivir las enseñanzas de la Doctrina Espírita, y si alguna competición haya de existir entre nosotros “que no deberá ser sino la de hacer cada uno mayor suma de bien”. (Ob. Cit., item 349.)

OBSESIÓN Y DESOBSESIÓN

SUELY CALDAS SCHUBERT

Enviado por: João Cabral, ADE-SERGIPE

Aracaju-Sergipe-Brasil

Website: www.de-sergipe.com.br

Mensaje traducido por Isabel Porras-España

29
mar

La astrofísica y el espíritu

by admin in León Denis

“Decir que vivimos en un mundo material, hoy en día es simplemente una forma de expresión, pues vivimos en un mundo eminentemente energético.”

La Teoría-M, viene de frente con la existencia de una partícula divina conciencial en el final de la escala de las partículas subatómicas. Esta está en constante perfeccionamiento, afirmando que los quarks, la más ínfima partícula subatómica conocida hasta el momento, estarían unidos entre sí por supercuerdas que, de acuerdo con su vibración, darían la “tonalidad” específica al núcleo atómico a que pertenecen, dando así las cualidades físico-químicas de la partícula en cuestión.

Querer imaginarlas traduce un enorme esfuerzo mental, para tener una idea: el planeta Tierra es de diez a veinte órdenes en grandeza más pequeño que el universo, y el núcleo atómico es de diez a veinte órdenes de grandeza más pequeño que la Tierra. Pues bien, una supercuerda es diez a veinte órdenes más pequeña de lo que es el núcleo atómico.

El profesor Rivail, esclarece en El Libro de los Espíritus (1):

30. ¿La materia está formada de uno o de muchos elementos?

- De un sólo elemento primitivo. Los cuerpos que consideráis simples no son verdaderos elementos, son transformaciones de la materia primitiva.

O sea, es la vibración de esas infinitesimales cuerdecitas las responsables por las características del átomo a que pertenecen. Conforme vibren esas darían origen a un átomo de hidrogeno, helio y así sucesivamente, que a su vez, agregados en moléculas, dan origen a compuestos específicos  cada vez más complejos, llevándonos a por lo menos 11 dimensiones.

Corrobora Allan Kardec en El Libro de los Espíritus (1):

79. ¿Pues qué hay dos elementos generales en el Universo: el elemento inteligente y el elemento material, se podrá decir que los Espíritus están formados del elemento inteligente, como los cuerpos inertes lo son del elemento material?

- Evidentemente. Los Espíritus son la individualización del principio inteligente, como los cuerpos son la individualización del principio material.

64. Vimos que el Espíritu y la materia son dos elementos constitutivos del Universo. ¿El principio vital será un tercero??

- Es, sin duda, uno de los elementos necesarios de la constitución del Universo, pero que también tiene su origen en la materia universal modificada. Es, para vosotros, un elemento, como el oxigeno y el hidrógeno que, mientras tanto, no son elementos primitivos, pues todo eso deriva de un solo principio.

Esa teoría trae la ilación de que tal tonalidad vibratoria fundamentada es dada por algo, de donde abstraemos la “conciencia” o espíritu como el factor propulsor de esas cuerdas quánticas. Siendo así, aún nos hace pensar en una unidad conciencial vibrando a partir de cada ser. Completa Kardec en El Libro de los Espíritus (1):

615. ¿Es eterna la ley de Dios

- Eterna e inmutable como el propio Dios.

621. ¿Dónde está escrita la ley de Dios? -

- En la conciencia.

Siguiendo esta teoría y abarcando la idea lanzada por André Luiz en Evolución en Dos Mundos (3), donde somos co-creadores de esa conciencia universal, y cada vez más responsables por dirigir el estado vibracional de nuestras propias cuerdecitas en la medida que de ellas nos concienciamos, llegaremos a la armonía perfecta cuando realmente entremos en sintonía con la conciencia generadora que está en nosotros – espíritu, y también en el todo, vulgarmente conocida por Dios, o como algunos físicos teóricos sustentan “El Supremo Agente Estructurador”.

Nos socorremos nuevamente del Codificador en El Libro de los Espíritus (1):

5. ¿Qué deducción se puede sacar del sentimiento instintivo, que todos los hombres traen en sí, de la existencia de Dios?

- La de que Dios existe; pues, ¿de dónde les vendría ese sentimiento, si no tuviese una base?

7. ¿Se podría encontrar en las propiedades íntimas de la materia la causa primaria de la formación de las cosas?

- Pero, entonces, ¿cuál sería la causa de esas propiedades? Es indispensable siempre una causa primaria.

Interpretemos a Allan Kardec en La Génesis (2) Cap. II – La Providencia:

20. – “La providencia es la solicitud de Dios para con sus criaturas. Él está en todas partes, todo lo ve, todo lo preside, incluso las cosas más mínimas. Es en esto que consiste la acción providencial. “¿ Cómo puede Dios, tan grande, tan poderoso, tan superior a todo, inmiscuirse en pormenores ínfimos, preocuparse con los menores actos y los menores pensamientos de cada individuo?”

Esta interrogación que a sí mismo se dirige el incrédulo, concluyendo por decir que, admitida la existencia de Dios, sólo se puede admitir, en cuanto a la acción que ella ejerza sobre las leyes generales del Universo; que este funcione de toda la eternidad en virtud de esas leyes, a las cuales toda criatura se encuentra sometida en la esfera de sus actividades, sin que sea menester la intervención incesante de la Providencia”.

Esta conciencia única del razonamiento quántico, se transforma en dos elementos: uno objetivo y otro subjetivo. El subjetivo lo llamamos quántico, universal, indivisible, como También el Dr. Hernani Guimarâes de Andrade definió. La individualización de ese ser es consecuencia de un condicionamiento. Ese ser quántico es la manera como pensamos en Dios, que es el ser creador dentro de nosotros.

Volvemos al genio de Lyón en La Génesis (2) Cap. II – La Providencia:

34. – Siendo Dios la esencia divina por excelencia, únicamente los Espíritus que alcanzaron el más alto grado de desmaterialización lo pueden percibir. Por el factor de no verlos, no se sigue que los Espíritus imperfectos estén más distantes de él que los otros; esos Espíritus, como los demás, como todos los seres de la Naturaleza, se encuentran sumergidos en el fluido divino, del mismo modo que nosotros lo estamos en la luz.

Acostumbramos a evaluar a Dios como algo únicamente externo. Pensamos en Dios como un ser separado de nosotros. Eso, es una causa de nuestros conflictos internos. Si Dios también está dentro de nosotros, podemos cambiar por nuestra propia voluntad. Pero si creemos que Dios está exclusivamente del lado de fuera, entonces, supones que sólo Él nos puede cambiar y no nos transformamos por nuestra propia voluntad.

No podemos excluirnos a nuestra voluntad, diciendo que todo ocurre por la voluntad de Dios. Tenemos que reconocer al dios que hay en nosotros, como afirmó el Dulce Amigo hace 2000 años. “Conoceréis la verdad y ella os liberará”, entonces, seremos libres.

Allan Kardec prueba en La Génesis Cap. II – La Providencia:

24. – “(…) Nos encontramos entonces, constantemente, en presencia de la Divinidad; en ninguna de nuestras acciones le podemos sustraer la mirada; nuestro pensamiento está en contacto ininterrumpido con su pensamiento, habiendo, pues, razón para decir que Dios ve los más profundos rincones de nuestro corazón. Estamos en él, como él está en nosotros, según la palabra de Cristo.

Para extender su solicitud a todas las criaturas, no necesita Dios lanzar la mirada desde lo Alto de la inmensidad. Nuestras oraciones, para que él las oiga, no necesitan trasponer el espacio, ni ser dichas con voz retumbante, ya que, estando de continuo a nuestro lado, nuestros pensamientos repercuten en él.”

La Astronomía continúa sorprendiendo a la Humanidad al revelarnos las leyes Divinas, transformando paulatinamente nuestra mirada y, esta, se volverá más simple, como seres inmortales que lo somos y co-creadores del universo y sus herederos.

J. Herculano Pires resume “En verdad, el desenvolvimiento de la ciencia se procesa exactamente en la dirección de los principios espíritas.”

Luís de Almeida luis.almeida@mail.telepac.pt

(PORTO – PORTUGAL)

http://www.terraespiritual.locaweb.com.br/espiritismo/artigo82.html

________

Bibliografia:

(1)       Kardec, Allan em O Livro dos Espíritos – Edições FEB 76ª  edição

(2)       Kardec, Allan em A Génese – Edições FEB 36ª edição.

(3)       Luiz, André em Evolução em Dois Mundos – Edições FEB 12ª  edição

Mensaje traducido por Isabel Porras-España